Parque eólico, considerado como el más grande de Latinoamérica, adeuda renta a campesinos: Proceso

Lo que son las cosas…
Mientras la oposición nos repite, una y otra vez, las supuestas bondades de las energías limpias en nuestro país.
Resulta que ya que están instaladas en nuestro territorio, no pagan los derechos de la tierra.
En una investigación de proceso, se dio a conocer que cientos de comuneros del Istmo de Tehuantepec se encuentran están librando una batalla judicial con la empresa Eólica del Sur, de capital japonés.
Dicha empresa instaló en los terrenos del Istmo, el parque eólico más grande de Latinoamérica.
El medio mencionado señala, que el problema viene de antes, cuando la empresa llevó a cabo una consulta entre la población y firmó contratos de arrendamiento de tierras, al tiempo que obtenía permisos del gobierno cuando los campesinos solicitaban amparo en un tribunal federal.

Este llegó hasta la Suprema Corte, sin embargo no les concedió la razón y argumentó que la consulta si se realizó y se hizo de buena, por lo que los inconformes llevaron la queja a la CIDH, pero ahora denuncian que la empresa les niega los pagos, los acusa de extorsión y secuestro por protestar… y lo peor, siguen sin pagar el alquiler de sus terrenos.

“¡Vinieron a arrasar con nosotros, con la complacencia de los gobiernos de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto! Estoy arrepentido de haber firmado con Eólica del Sur. Es inexplicable que, siendo los dueños de la tierra, ahora seamos tratados como delincuentes”

El parque Energía Eólica del Sur, cuenta con una inversión de mil 200 millones de dólares de la trasnacional japonesa Mitsubishi, se inauguró el 28 de mayo de 2019 y es considerado el más grande de Latinoamérica, debido a que sus 132 aerogeneradores tienen capacidad para producir 396 megawatts (MW) y cuenta con dos subestaciones y 77 torres, señala Proceso.

En su página de internet la firma no dice a qué empresas vende la energía; solo dice que la subestación correspondiente a cada polígono se interconectaría, a través de líneas de transmisión, a la subestación de la Comisión Federal de Electricidad llamada Ixtepec Potencia.

Eólica del Sur argumenta que sí realizó una consulta en la región para poder establecerse, sin embargo, la organización defensora de derechos humanos Global Rigths Advocacy, asegura que se trató de solamente un trámite y fue “amañada”.

Ya que los contratos se firmaron entre 2012 y 2013, mientras que la supuesta consulta a los campesinos, se realizó en 2015 y 2016.

Se refiere que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) dio su fallo a favor de la empresa en noviembre de 2018..

De acuerdo con Global Rights Advocacy, antes de realizar la consulta esa empresa ya había obtenido diversos permisos y ya había firmado contratos con cientos de personas en tierras comunales.

Con información de Proceso