“órganos autónomos e independientes”: Hacen legales, las ilegalidades

Por Miguel Angel Lizama
@Migueliz8

Las votaciones colegiadas han sido el recurso más socorrido para atropellar y burlar al pueblo de México y hacer legales, las ilegalidades dentro del montonal de entidades públicas, “autónomas e independientes”, empezando por la Suprema Corte de Justicia, y las comisiones y los organismos creados por los gobiernos neoliberales que perduran hasta hoy.

En 1998 la Suprema Corte resolvió en votación colegiada, inducida (por no decir ORDENADA) desde Los Pinos, que ERA LEGAL LA USURA, prohibida en los Códigos Civil y de Comercio que hasta entonces normaban las relaciones civiles y comerciales en que estuvieran involucrados particulares. La presión de la Presidencia fue para proteger las crecientes y descomunales ganancias que los bancos envían a sus matrices en el extranjero.

A partir del “error de diciembre” de 1994, en que muchos ciudadanos se fueron a dormir con sus ahorros guardados para un futuro bien resuelto hasta su siguiente generación, y se despertaron siendo deudores morosos de los bancos, se inició una batalla legal que culminó en la Corte para resolver la protección a los ciudadanos o a los banco. Ahí surgió la ilegalidad avalada por los ministros, de la usura prohibida en México antes del arribo de Salinas de Gortari y su tecnocracia voraz.

Por “recomendación” del entonces presidente Zedillo, los ministros de la Corte hicieron a un lado Códigos y leyes que durante años habían regido la vida mexicana, para imponer sobre ellos una DISPOSICIÓN del Banco de México autorizando el cobro de intereses sobre intereses capitalizados. Nada importó que de ese modo el Banco Central usurpaba el atributo exclusivo del Poder Legislativo para hacer leyes. Banxico también hacía una ley para proteger el lucro bancario, la Corte la imponía como “constitucional” y la mayoría legislativa callaba sumisa.

El pretexto de la insistencia presidencial fue la rápida recuperación de la inversión en los bancos recién privatizados, que debían regresar el monto invertido y retornar jugosos dividendos. Había que demostrar el éxito del acierto privatizador neoliberal, a costa de los ciudadanos.

Fue así que se legalizó la usura bancaria mediante el ANATOCISMO. El mayoriteo de la Corte “independiente e imparcial” arruinó la vida de millones de mexicanos y legalizó el FOBAPROA (hoy IPAB) para “rescatar” a los bancos (ya extranjeros) en contra de quienes resultaron súbitos deudores morosos, gracias a unos teclazos en su sistema contable.

El mismo voto colegiado, UNÁNIME por los buenos oficios de Vicente Fox con dinero público, hizo que el brazo electoral de la Suprema Corte legalizara las violaciones públicas a la Constitución y a la entonces ley electoral (Cofipe), para declarar ganador a Felipe Calderón en las elecciones de 2006.

La unanimidad del Tribunal Electoral (después de muchos esfuerzos de Los Pinos para lograrla) argumentó que si bien HUBO VIOLACIONES A LA LEY cometidas por Fox y el Consejo Coordinador Empresarial, los quejosos no pudieron demostrar que tales violaciones hubieran incidido directamente en la votación. Los magistrados electorales no hallaron por ningún lado el NEXO CAUSAL o relación causa-efecto entre los delitos cometidos y el “triunfo” de Calderón. Así logró el PAN usurpar la Presidencia de la República, “HAIGA SIDO COMO HAIGA SIDO” según su propia explicación triunfal, y abrió el dique al río de sangre en que se hundió al país desde entonces.

El NEXO CAUSAL ha sido el recurso más socorrido por los supuestos juzgadores imparciales, especialmente en los delitos de mayor impacto social, que inauguraron la “Puerta Giratoria” de los juzgados penales, mediante la cual los rufianes presentados ante un juez, de inmediato salen libres, gracias a la PRESUNCIÓN DE INOCENCIA en que tanto insistieron los legisladores del PRI y el PAN, para su autoprotección e IMPUNIDAD. El juez no encuentra nexo causal entre delito y delincuente, pese a pruebas y testimonios, y éste sale con su “presunción de inocencia” y una disculpa por las molestias que la víctima le causó con la policía.

En otro ámbito, igual de maleado y pervertido por la tecnocracia depredadora, el VOTO COLEGIADO en la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel, hoy IFETEL) le dio la vuelta a la evidente realidad y dictaminó que Televisa NO era un AGENTE PREPONDERANTE en el servicio de televisión de paga, pese a tener el 62% del mercado y ser suya la mayoría de prestadores del servicio, absorbidos mediante presiones para la venta de Acciones de Control. Los que permanecieron “independientes”, como Megacable, de la familia del gobernador de Sonora, Eduardo Bours Castelo (Mr. Bachoco), fueron respetados dentro de los arreglos en el más puro estilo de la Mafia, con reparto de territorios exclusivos donde los usuarios eran lo menos importante.

Para darle un barniz de “legalidad” a los arreglos organizados por el regulador hertziano, este “órgano autónomo e independiente” SE CIUDADANIZÓ con Consejeros Independientes promovidos o sugeridos como “personas conocedoras”, por los mismos regulados mediante los buenos oficios de diputados o senadores del PRI y el PAN, encargados de entronizarlos también por “mayoría” colegiada.

Todo quedó en familia mafiosa y los ciudadanos siguen inermes ante los abusos que cometen televisoras, telefónicas y portadores de señales teledifundidas, con la aprobación “colegiada” del Órgano Autónomo que no se entera de ninguna arbitrariedad ni molestia ciudadana, o deficiencia y carencia del servicio en el país. Los comisionados sólo atienden y entienden las ganancias que deben tener sus regulados.

Igual pasó con los votos colegiados de las Comisiones de Energía e Hidrocarburos para asignar yacimientos y permisos de explotación a petroleras extranjeras recomendadas por Los Pinos y Pemex, así como fijar el precio de subproductos, como las gasolinas y el gas, que debe pagar el ciudadano. Pese a molestias y protestas nacionales, se impuso la VOTACIÓN COLEGIADA para aprobar GASOLINAZOS mediante un infinito laberinto de cálculos “referenciados”, como signo de la “democracia elitista” impuesta a rajatabla.

Hoy es un hecho en México que donde haya un “órgano autónomo e independiente” SIEMPRE HABRÁ UNA VOTACIÓN COLEGIADA, por disposición de Ley, para dar una maquillada de supuesta democracia a las decisiones autoritarias de los doctores en Administración y Finanzas, que llegaron para atropellar ciudadanos que no fueran de su círculo, en bien de sus planes macroeconómicos globales, en un mundo que hoy implosiona por la decisión proteccionista del rector económico que impera desde Washington, en Estados Unidos.

Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea