Nueva alcaldesa de Cuauhtémoc no sólo fue ostentosa en toma de protesta, también violó la constitución

Aún no realizaba ningún acto oficial, y la nueva alcaidesa de Cuauhtémoc, Sandra Cuevas, ya hacía gala de su mal gusto, su tendencia a lo ostentoso, su desprecio por quienes la llevaron a ocupar el puesto y su falta de sensibilidad para proteger los recursos de los habitantes de su demarcación.

Y es que en el evento de toma de posesión privilegió el derroche, haciendo excesivos e innecesarios gastos, como una alfombra roja, cocteles, bocadillos, zona VIP, renta de muebles tipo lounge, fuegos artificiales y la liberación de miles de mariposas que, obviamente, perecieron durante los juegos pirotécnicos.

Pero, en una asombrosa demostración de soberbia, también hizo evidente su desprecio por las leyes mexicanas, pues claramente cometió una violación a nuestra Carta Magna al exponer las banderas de los partidos políticos que la llevaron al cargo, así como la bandera de la organización que crearon los alcaldes emanados de la coalición “Va Por México”.

En el acto de “pase de lista” a los elementos de la policía local, exhibió sin recato las banderas de los partidos Acción Nacional, Revolucionario Institucional y de la Revolución Democrática, así como la bandera de los alcaldes opositores, lo cual está expresamente prohibido por la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que sobre el tema establece:

“La propaganda, bajo cualquier modalidad de comunicación social, que difundan como tales, los poderes públicos, los órganos autónomos, las dependencias y entidades de la administración pública y cualquier otro ente de los tres órdenes de gobierno, debería tener carácter institucional y fines informativos, educativos o de orientación social. En ningún caso esta propaganda incluirá nombres, imágenes, voces o símbolos que impliquen promoción personalizada de cualquier servidor público”.