¿Nos puede salvar Trump?

Por: Hector Atarrabia

Parece que a la derecha mexicana, los Estados Unidos les parecen Utopía. De alguna manera, por décadas, las élites conservadoras han fomentado el mito de que los vecinos del norte son la luz y el camino.
Poco ilustrados, con pobres lecturas e indoctrinados por el poderoso aparato cultural invasor de los gringos, los derechistas creen en la existencia de un gran país que, aceptado, sí existió, pero que ha caído en insondables abismos, extraviado el camino y, lo más importante, ha sido destruido precisamente por la ultraderecha, la ambición desmedida y el deterioro del tejido social, moral y familiar.
¿Suena exagerado? Bueno, hagamos un análisis.

A la derecha le encanta hablar de esa entelequia llamada PIB, que tiene muchos ángulos, no es un valor absoluto y muchísimos factores lo relativizan, pero, para no perdernos en largas disquisiciones, veamos el PIB gringo, en términos de su deuda pública. (O sea, no solo lo que uno gana, sino cuánto debe uno, cualquiera con una tarjeta de crédito entiende de qué hablo)

En 1979 la deuda pública gringa era equivalente al 31% del PIB (o sea, de 100 dolaritos que producía el Tío Sam, debía 31) en 1989 la deuda era equivalente al 52% del PIB. En 1999 al 59%.
Pero en 2009 llegó al 80%. Y en este año de 2019 es del 104%. Sí, nietecitos, ahora los gringos deben más de lo que producen.

Bueno, eso se palia, vendiéndoles a otros. Pero son consumistas adictivos: su déficit comercial (comprar más de lo que venden) fue en 1989 de 109,000 millones de dólares, para 1999 subió a 329,000 millones (o billions, como dicen ellos. Ustedes no cometan ese feo error, nietecitos)

En 2009 ya era de 504,000 millones y hoy es de 796,000 millones (o sea, ahora sí cerca del billón)
Obvio, su presupuesto de este año (comparar con el aprobado por nuestro responsable congreso) tiene un déficit fiscal de 4%, que es el más grande para un año no recesivo en esas cuatro décadas de las que hablamos.

¿Qué resulta de ello? Veamos más indicadores:
Los niños creciendo en pobreza se han multiplicado en Gringolandia, si en 2000, once estados tenían a más del 20% de sus niños en esa situación, hoy son 25 estados con esos niveles de miseria.

En este mismo periodo, todos los estados han experimentado una ampliación de la brecha de desigualdad de ingresos. Este es el indicador más neoliberal de todos. Significa que se amplía la distancia entre los que ganan más y los que ganan menos. En 39 estados el 1% de la población ha capturado el 50% del crecimiento del ingreso.
Mucho peor: ¡En 17 estados el 100% del crecimiento del ingreso se concentró en el 1% de la población!
Uno de los peores es Florida, donde la brecha se abrió un 39%, ¡el 99% de la población de Florida, vio disminuir su ingreso en 7.1%, mientras que el 1% de la población lo vio crecer 260%! (sí, ahí donde nuestros ricachones prianistas y hasta sus títeres perredistas tienen sus departamentos y mansiones)

El único estado en donde el 1% más rico vio algún decrecimiento de su ingreso mientras que el 99% vieron algún incremento, fue Virginia del Oeste. Pero es, aun así… el más desigual de todos los estados.
Resumiendo: En el otrora país de los libres, nación de las oportunidades, hoy el 1% de la población gana 1,3 millones de dólares al año en promedio, mientras que el otro 99% gana, en promedio 43,700 dólares anuales.
El neoliberalismo es una plaga de tales dimensiones que, en la codicia de unos cuantos, arrastra a la miseria a los muchos y ello genera un desastre social. Veamos más cifras, para darnos una idea del colapso del Imperio:
1 de cada 6 mujeres, incluidas más de la mitad de entre 18 y 34 años de edad ha sido violada, si son ciudadanas, pero sube a 8 de cada 10 si son inmigrantes.
Quieren traerlos a que nos den lecciones de combate a la inseguridad, pero:
Solo en 2019 18,000 personas fueron asesinadas y 34,000 heridas en más de 60,000 balaceras de diversos tipos, incluidas 450 víctimas en masacres nada diferentes de Villa Unión o el caso LeBarón.
En muertes por armas de fuego tienen 12 por cada 100,000 habitantes, en contraste con los 9 de cada 100,000 habitantes asesinados por armas de fuego o cualquier otra forma que teníamos antes de Calderón.
Pero acá, por una pésima “estrategia” calderonista, se ha librado una batalla campal por las drogas…que ELLOS consumen.
Veamos:
Mientras los gringos son el 3er lugar en consumo de cocaína per cápita, México es el 50°.
Ellos son el 6° en consumo de opioides, México el 96°.
Solo en Heroína, el consumo relativizado a porcentaje de población es cuatro veces mayor en USA que en México.
Pero hablábamos del desastre social y es notable que, hasta en drogas legales, el sistema de competencia, ansiedad, codicia y estrés que provoca el neoliberalismo hace que el 30% de su población adulta, abuse regularmente del alcohol, contra el 17% nuestro, o que 12% de sus adultos fume diario, contra nuestro 8%
No, pues, gracias por querer traernos al país en el que el candidato con menos votos (Trump recibió cuatro millones de votos menos que Clinton) gana la presidencia gracias a una fraudulenta triquiñuela de distritación para que nos traiga democracia y seguridad.

Ya no es una especulación, los gringos devinieron en República Bananera con el agravante de tener un ejército poderosísimo que ya no representa los intereses de su pueblo, sino los de una voraz élite apátrida que solo piensa en la acumulación de riqueza sin sentido y sin rumbo y, si no la detenemos juntos los pueblos todos, va a destruir a nuestra querida Tierra.

Nuestra derecha, igual que los migrantes, creen que aun existe una tierra de leche y miel que desapareció consumida por la codicia.

Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea