¡Negociazo! Centros cambiarios se quedan hasta el 20% de las remesas: SHCP

Durante un foro del Banco Mundial sobre el futuro de la inclusión financiera, el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Arturo Herrera, señaló que los centros de cambio toman un margen de las transferencias “probablemente cercano al 15 y 20 por ciento” y que en localidades aún más pequeñas la ventanilla principal son tiendas de conveniencia donde también hay riesgos de que se esquilme el recurso.

Herrera explicó que los trabajadores migrantes que envían remesas a sus familias en México pueden perder el ingreso de hasta dos meses de trabajo en un año de ahorro debido a los márgenes que se quedan algunas casas de cambio en el país.

Para limitar este problema es que se están impulsando las tarjetas del Banco de Bienestar a trabajadores migrantes en Estados Unidos, las cuales tienen una cuenta clabe, se puede depositar por medio de remesadoras, hacer transferencias electrónicas desde ese país, depositar efectivo o cheques, retirar en cajeros y en comercios.

El secretario de Hacienda informó que los receptores de remesas en los municipios que cuentan con menores opciones de servicios financieros, se firmó un acuerdo con la Asociación de Bancos de México (ABM) en la que sus asociados se comprometen a “dar las mismas tasas de cambio, sin importar si alguien busca cambiar dólares en la Ciudad de México, en Monterrey o en alguna pequeña comunidad de Oaxaca”.

En otro tema, Arturo Herrera informó que se relajará la regulación para otorgar préstamos a mujeres, pero que “esta no es una política de equidad, quiero decir, lo puede ser, pero no lo es. Sólo es reconocer que como grupo de prestatarios son menos riesgosas que los hombres”.

El funcionario explicó que se ha observado que las mujeres cubren mejor sus obligaciones financieras y que si por alguna razón caen en impago regresan más pronto a saldar sus compromisos financieros. Este comportamiento ya lo han detectado antes economías comparables como Chile y Brasil, donde se tomó como diagnóstico que probablemente el rubro bancario está sobrerregulado. En ese sentido “empezamos a observar los préstamos a las mujeres y encontramos que con excepción de un crédito en particular, el de consumo, las mujeres pagan mejor que los hombres”, señaló.