México y Argentina contra la pandemia

Los tiempos de crisis siempre sirven para saber quién está de qué lado. Y la pandemia de coronavirus no es la excepción.

México está haciendo una campaña mundial para buscar que las medicinas, equipo médico y vacunas que podrían tratar al Covid-19 sean de acceso universal: un derecho y no una mercancía. Así ha sido desde que el presidente Andrés Manuel pidiera que se defendiera este principio durante la conferencia virtual del G-20.

En ese mismo tono, hoy México y Argentina anunciarón un esfuerzo conjunto que permitirá que los ciudadanos de ambos países puedan acceder a la vacuna contra el coronavirus. Se busca producir entre 150 y 250 millones de vacunas para toda América Latina a inicios del año siguiente.

Ambos países colaborarán en la producción, envasado y distribución de la vacuna. La empresa AstraZeneca y la Universidad de Oxford colaborarán en los esfuerzos para llevar a bajo costo aproximadamente 2mil millones de dosis de la vacuna en total. Todo esto sin beneficio económico para ninguna de las partes. A diferencia de otros países, en México y Argentina se mira a la salud como un derecho y no como un negocio.

Con este esfuerzo, México y Argentina demuestran estar a la altura de las necesidades de los pueblos que eligieron a sus dirigentes. Andrés Manuel López Obrador y Alberto Fernández son hombres que decidieron asumir la responsabilidad de continuar con la defensa de los pueblos ante las ofensivas neoliberales en el continente.

Lejos de asociarse con las empresas trasnacionales que buscan lucrar con la tragedia de la pérdida de vidas, o de pretender equiparar la vacuna solamente para sus países, los líderes del continente están logrando eliminar el lucro de la industria de la medicina y hacer de la salud un bien universal: un derecho de los pueblos.

Todo esto sucedió en el aniversario del nacimiento de Fidel Castro, un gigante que luchó y resistió a los ataques de las empresas trasnacionales, el constante bloqueo de Estados Unidos, ofensivas militares y de mercenarios y agresiones de todo tipo. Fidel murió y pasó a la historia como el líder de la resistencia de los pueblos contra el imperialismo y su régimen de desigualdad.

Hoy México anuncia que trabajará para que toda América Latina tenga vacuna para el Covid-19.
Hoy también, es cumpleaños de un gigante que dijo: “En las Relaciones Internacionales practicamos nuestra solidaridad con hechos, no con bellas palabras.

Recordar a Fidel cobra aún más sentido porque uno de los legados más importantes de Fidel Castro es la diplomacia médica. Desde Castro y hasta hoy, Cuba ha mantenido sus brigadas médicas como primera línea de defensa de la humanidad en casos de emergencia sanitaria o humanitaria.

Sin importar asuntos diplomáticos, políticos o económicos, aún en países que mantienen el bloqueo contra Cuba, las brigadas médicas han estado ahí. Porque uno de los argumentos de La Habana es que en el país, la salud es un derecho universal.

Aunque quedan muchas batallas por darse, hay que celebrar que nuestro continente hoy cuenta con dos líderes dispuestos a seguir batallando. Andrés Manuel y Alberto son el eje por el que los pueblos y los movimientos sociales tienen esperanza en que América Latina sea un continente soberano y unido.

Rodrigo Guillot

Para más información:

HABEMUS VACCINUM