Lozoya: La punta del iceberg

Por Wilbert Poot

Emilio Lozoya representa la “caja de pandora” que abrirá el pantano de corrupción que reinaba en nuestro país.
Su exitoso enjuiciamiento, apresamiento y extradición como detenido, ha despertado una enorme especulación cuyas consecuencias no se puede prever hasta donde van a llegar.

Y es que Emilio Lozoya representa solo la cabeza del iceberg, el 10 por ciento visible, ya que el noventa por ciento yace oculto y puede salir a la luz durante el proceso que se inicia.
¿Quiénes estaban detrás de él?, ¿quién daba las órdenes? ¿quiénes recibían el reparto de los beneficios?.

Se habla de videos en el piso 44 de la Torre de PEMEX, en que se repartieron millonadas de pesos a legisladores y líderes, para que votaran a favor de la reforma energética, dentro del tristemente recordado Pacto Contra México.

¿Y ese es el sistema de contrapesos a que quieren retornar los llamados “intelectuales orgánicos”?

El principal origen del juicio son los sobornos que funcionarios de la constructora brasileña Odebrecht, que han declarado bajo juramento en tribunales de Estados Unidos y Brasil que dieron en México, y que ha documentado plenamente la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaria de Hacienda a cargo de Santiago Nieto Castillo.

Y hay que recordar que este mismo Santiago Nieto era el Fiscal Especial para Delitos Electorales en el sexenio pasado y que fue destituido escandalosamente cuando iniciaba investigaciones del uso de estos sobornos para las campañas electorales, y ahora coadyuva con la Fiscalía General de la República desde su nueva posición.

Y las interrogantes que se abren son muchísimas. Por ejemplo si se llega a acreditar que se recibieron sobornos del extranjero para la campaña que llevó al poder a Enrique Peña Nieto, ¿qué va a pasar con los partidos y con sus registros, que se unieron para postular esta campaña?

Y las expectativas sobre el que va a pasar, son muchas, y mantienen nerviosos a toda una cauda de políticos y líderes y dirigentes del PAN, PRI, PRD, PVE y MC, que se están apresurando a desligarse, pero que su futuro es bien incierto.

Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea