Los dos escenarios por el control de Guanajuato

Por. Diego Iván López Miguel
Twitter. @DiegoI_Lopez.

El pasado 27 de junio señalé en este mismo espacio la colusión de algunas autoridades estatales de Guanajuato con el Cártel de Santa Rosa de Lima. Además escribí que estaba por ser detenido José Antonio Yépez, “El Marro”, esto después de la detención de su madre y de algunos colaboradores en Celaya. En mi artículo: Guanajuato entre “El Mencho” y “El Marro”, afirmé: “Parece un intento desesperado de este personaje que al parecer se encuentra cercado, su caída es inminente y sería el primer gran golpe de la 4T”.

La madrugada del pasado domingo 2 de agosto fue detenido José Antonio Yépez “El Marro”, líder del Cártel de Sta. Rosa de Lima, en Apaseo El Alto, Guanajuato. Autoridades federales y estatales confirmaron la aprehensión, que fue coordinada por elementos de la Guardia Nacional, el Ejército y la Marina.

El golpe a la organización criminal que controlaba parte del bajío mexicano puede ser la clave para la pacificación del país. También podría ocurrir lo contrario, ante la caída de “El Marro”, grupos como el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), lidereado por Nemesio Oseguera, “El Mencho” podrían tomar el control de la región por completo.

El CJNG ha tenido una rápida expansión desde hace 5 años, controla alrededor de 20 estados del país. La violencia ejercida sobre los grupos rivales atrajo la atención de las autoridades norteamericanas que han puesto precio a la cabeza de “El Mencho”, 10 millones de dólares. Las disputas por el control territorial del Cártel Jalisciense se extienden por diversos estados, desde Michoacán, pasando por Guanajuato hasta Veracruz.

La notoriedad del CJNG se hizo presente el pasado 26 de junio. El Secretario de Seguridad de la CDMX, Omar García Harfuch, sufrió un atentado, resultando herido y con múltiples fracturas. García Harfuch aseguró que los responsables del ataque fueron integrantes de Jalisco Nueva Generación. Días después, en redes sociales circularon algunos videos con nuevas amenazas al funcionario del gobierno capitalino.

El Cártel de Santa Rosa de Lima (CSRL), se dedicaba al robo de combustible en Guanajuato, en 2019 con la nueva con la estrategia del gobierno federal en contra del “Huachicoleo”, la organización empezó a incursionar en otras actividades delictivas: secuestros, robos a camiones, tráfico de personas, secuestros y venta de drogas. La expansión del CJNG y la incursión del grupo de “El Marro” dieron como resultado una cruenta batalla en el estado de Guanajuato.

La captura de “El Marro” se convirtió en una de las prioridades para el gobierno de la 4T, esto por la escalada de violencia en el Bajío. Las cifras de homicidios dolosos en Guanajuato, colocaron a la entidad en primer lugar nacional en este delito. Cerca del 20% de los asesinatos en territorio nacional ocurrieron en aquella región. Otro de los motivos de la administración federal para detener al líder del CSRL fue el combate al robo de combustible, uno de los temas centrales del presidente López Obrador.

Guanajuato es un estado geoestratégico para diversos grupos delictivos, su conectividad con el norte del país y con otras regiones hacia el Golfo de México y el Pacífico lo hacen la joya de la corona para el posicionamiento de diferentes organizaciones. ¿Qué sucederá con la entidad después de la caída de “El Marro”?.

El primer escenario es el control total del Cártel de Jalisco Nueva Generación, con un repunte en la violencia en regiones que le fueron leales a Santa Rosa de Lima, incluyendo autoridades policíacas y funcionarios públicos locales. Una especie de venganza en contra de los que se opusieron a la voluntad de “El Mencho”.

El segundo escenario es la pacificación del estado, con mayor presencia de las autoridades federales y con la premisa de garantizar la seguridad pública con la disminución del número de delitos y homicidios. Siendo la piedra angular para replicar el fenómeno en otras partes del país. Guanajuato es crucial para el gobierno de López Obrador, podría ser la clave para una de sus promesas de campaña, la pacificación del país.

Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea