“Los dirigentes del CNTE son como los de FRENAA, líderes naylon”: AMLO

“Muchos dirigentes, hasta los de hoy, no saben lo que es encabezar protestas y dormir con la gente, son como los de Frena que fueron al Zócalo y se quedaban a dormir muy pocos, y los líderes se iba a los hoteles. Dirigentes Nylon”, afirmó la tarde de este viernes, al inaugurar instalaciones de la Guardia Nacional en San Cristóbal de las Casas.

Y es que, la mañana de ayer, integrantes de la sección 7 y 40 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) impidieron el acceso del presidente Andrés Manuel López Obrador a la zona militar en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, donde realizaría su conferencia de prensa, lo que les ganó el comparativo con el grupo que realizó un plantón en el Zócalo capitalino, mientras sus dirigentes dormían cómodamente en hoteles.

El mandatario se dirigía a la Junta de Seguridad que tendría efecto previa a la tradicional conferencia mañanera que se había programado en aquel lugar, para después inaugurar las instalaciones de la guardia nacional en esta demarcación, donde también fue recibido por manifestantes, que en esta ocasión no impidieron su paso, por lo que el Jefe del Ejecutivo continuó con su gira de actividades programada para este fin de semana en Chiapas. Primero, con una supervisión de avances de acciones del programa nacional de Reconstrucción para atender a los damnificados de los sismos de 2017, y luego en la inauguración de instalaciones de la guardia nacional, ambos en San Cristóbal de las Casas.

Durante la supervisión de avance del programa nacional de reconstrucción dijo que acudía “luego de estar en un plantón que estuve haciendo una protesta para no olvidar aquellos tiempos”.

“Ahora en la mañana que los maestros nos detuvieron pude haberles dicho: ‘sí, nos vemos el lunes en la Ciudad de México, allá los espero’, y pasar, pero no, sí se quedaron porque no son buenos modos y no ya repuesto, además siempre los hemos atendido, y además ellos tienen otros propósitos. Quise protestar, también para no perder la costumbre porque yo vengo de la protestas durante muchos años”, dijo.

El mandatario señaló que una espera de dos horas “pues no es nada, si caminé como dos veces de Tabasco a la Ciudad de México luchando por la justicia y por la democracia, y viví en el Zócalo creo que como dos meses”, pues recordó que ha estado “siempre luchando, pero siempre de manera pacífica, nunca provocando, siempre cuidando a la gente, porque un dirigente puede poner en riesgo su vida pero no tiene el derecho de poner en riesgo la vida de los demás”, por eso es que en su gobierno hay suficiente autoridad moral y política para llevar a cabo la transformación.