Loret: herramienta golpista en franca decadencia

En días pasados se hizo público un video donde aparecen Pío López Obrador, hermano del Presidente Andrés Manuel López Obrador y David León, anterior Coordinador Nacional de Protección Civil y propuesto para dirigir a la distribuidora nacional de medicamentos. En dicho video se aprecia a David León entregando un SOBRE que, a decir de LATINUS, contenía dinero para la campaña para la presidencia.

La supuesta “investigación” de Carlos Loret de Mola se limita a la recepción de un par de videos descontextualizados que el periodista interpreta muy libremente según sus fobias, pero que por sí mismos no prueban absolutamente nada y que, ahora sabemos, no tienen relación con la mencionada campaña presidencial, pues de tratarse de dinero, fue producto de una pública y de todos conocida cooperación popular que apoyaba a MORENA con depósitos y entregas de particulares, recursos utilizados en gastos locales.

El rotundo fracaso de esta nueva intentona de golpeteo político por parte de Loret de Mola se debe no solo a la franca burla que significa “evidenciar” un acto de supuesta corrupción por medios tan burdos, sino a que ha quedado muy claro que Loret no es nadie sin la fuerza de un García Luna y el dinero del estado que lo respalden. Quienes replicaron esta falaz nota fueron medios tan desprestigiados como Reforma, que hoy día no leen personas con el deseo de estar informados, sino odiadores que únicamente buscan alimentar ese nocivo prejuicio irracional, así como periodistas, comentaristas e intelectuales ampliamente conocidos por su rechazo al presente gobierno que les retiró los inmorales beneficios económicos que estaban acostumbrados a recibir.

Podemos inferir, con una reducida posibilidad de error, que Loret y sus replicadores sicofantes solamente fueron utilizados como lo han sido siempre, por quienes ven afectados sus millonarios negocios, como puede ser Felipe Calderón, acosado por diversos frentes como consecuencia de sus malos manejos, evidentes actos de corrupción y, ahora sabemos, su colusión con el crimen organizado. Pueden ser quizá, políticos corruptos, como José Narro, que de la mano con el llamado cártel farmacéutico formado por laboratorios fabricantes de medicamentos, como Grupo Pisa, y aliados con grandes distribuidores nacionales de medicamentos, como Marzam o Grupo Nadro, crearon un amplio esquema de defraudación al sector salud, con altos sobre precios y hasta privando de insumos a los nosocomios estatales.

Estos u otros grupos de interés que podríamos mencionar pueden, fácilmente haber pagado esta absurda campaña que intenta desprestigiar al primer mandatario, no necesariamente con vistas a las elecciones del año próximo, sino por defender un “negocio” multimillonario al amparo del poder.

Pero, para su mala suerte, el Presidente López Obrador no tiene nada que esconder y de inmediato desactivó este intento golpista sugiriendo que, de considerar que hay ilícitos, se levante la denuncia ante la Fiscalía General de la República y que se inicie la investigación correspondiente, ofreciendo asistir él mismo a declarar de ser necesario.

Como era de esperarse, la “valentía” que le atribuye Felipe Calderón a Carlos Loret, simplemente no le alcanzó para presentar la denuncia ante la FGR, temeroso quizás de ser obligado a declarar en otros asuntos que tiene pendientes. Aunque David León si muestra su entereza al anunciar que próximamente acudirá ante las autoridades a declarar sobre el asunto.

En fin, que ahora vemos con profunda alegría que los tiempos de los juicios mediáticos en donde los periodistas y comentaristas se erigían en juez y jurado todo poderosos con una voz incuestionada. Sí, hay libertad de expresión, pero eso conlleva una responsabilidad que estamos todos obligados a enfrentar.

“Si tu madre te dice que te quiere, compruébalo”
Bob Woodward