¿Dónde está Cabeza de Vaca?; medios aseguran que no lo han visto en una semana

Durante más de una semana, el aún gobernador del estado de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca ha evitado todo evento público y, aunque algunos reportes indicaban que se encontraba en la mansión que posee en la ciudad de McAllen, en el estado de Texas de la Unión Americana.

De acuerdo con la columna de Salvador García Soto para El Universal, diversos rumores apuntaban que el gobernador panista no ha entablado comunicación con sus colaboradores desde el sábado y se habría trasladado a Estados Unidos; esto último de acuerdo con el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), dirigido por el general Audomaro Zapata.

Sin embargo, sus colaboradores, aseguraban que Cabeza de Vaca aún se encuentra en Victoria y “no se había movido de ahí”, pero sin explicar el por qué la ausencia del gobernador a sus actividades.

Pero, al parecer tampoco se encontraría ya en ese lugar. La única vez que se le ha visto recientemente es en el video grabado donde responde al juicio de desafuero aprobado ya en la Cámara de Diputados, esto aunado al proceso penal que la Fiscalía General de la República (FGR) tiene abierto en su contra provocaron que se desaten todo tipo de preguntas y especulaciones sobre el paradero del mandatario tamaulipeco.

Ante la aprobación del legislativo para el juicio de procedencia contra el ejecutivo estatal, el congreso local de preeminencia panista, partido al que pertenece Cabeza de Vaca, decidió presentar ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) un recurso de controversia constitucional derivada de la interpretación que el legislativo local hace del artículo 111 constitucional, que podría ser declarada por la SCJN como de “urgente resolución” y atender esta misma semana, ya que la FGR podría solicitar en cualquier momento una orden de aprehensión y ficha roja a la Interpol para la captura del funcionario estatal.

Esta acción del congreso local podría atraer aún más problemas en ese estado, ya que, a decir del Senador Ricardo Monreal, el desacato a la resolución del legislativo federal sería causa de la desaparición de poderes en Tamaulipas. “En Tamaulipas, la FGR debe solicitar orden de aprehensión y notificación roja (Interpol) para notificar y detener a la persona, y el congreso de Tamaulipas nombrar gobernador sustituto. Declarar desaparición de poderes en un estado es facultad del Senado. Reconducción institucional”, advirtió claramente el senador en un mensaje de Twitter, lo cual está establecido en el artículo 76 constitucional.

Este escenario ha sido considerado ya por algún tiempo en el legislativo federal, pues el que el gobernador de Tamaulipas no se presente voluntariamente a comparecer ante la FGR y haya optado por una estrategia dilatoria que le permita esperar el resultado de la controversia constitucional intentada por el congreso local, con la esperanza de revertir el desafuero, debe tener consecuencias.

Sin embargo existe la tesis jurisprudencial, dictada por el Tribunal en pleno de la SCJN en 2004 y publicada en el Semanario Judicial y su Gaceta, en el tomo XX de octubre de 2004, que dicta en esencia que la Controversia Constitucional es notoriamente improcedente contra actos de la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión realizados dentro del procedimiento de procedencia, comúnmente conocido como desafuero. La página 7 del citado tomo XX dice a la letra: “Declaración de Procedencia se actualiza un motivo manifiesto e indudable de improcedencia del juicio de amparo, respecto de los actos emitidos por la Cámara de Diputados y la Sección Instructora, durante el procedimiento relativo”.

Esto indica que, según la tesis de la Corte, los actos dictados durante el procedimiento de declaración de procedencia, son inatacables a través del juicio de garantías, debido a su naturaleza y finalidad, criterio que es claramente aplicable a las controversias constitucionales, como la intentada por el congreso tamaulipeco, y además el mismo artículo 111 constitucional en su párrafo sexto indica que los actos realizados por la Cámara de Diputados en los juicios de procedencia son definitivos e inatacables, ya sea por amparos, controversias o cualquier otra vía.

Por ahora solo queda esperar la respuesta de la SCJN en resolver conforme a derecho y de acuerdo a su propia tesis jurisprudencial esta controversia, que en realidad sólo es para que Cabeza de Vaca gane un poco de tiempo apoyado por el congreso local de mayoría panista, pero poniendo en riesgo los poderes y la gobernabilidad del estado.

Con información de Infobae