Línea 12, una tragedia que los desnuda

El terrible y muy lamentable accidente que sufrió el Metro en su línea 12 este lunes pasado, nos volvió a revelar la naturaleza podrida de los miembros de la oposición moralmente derrotada.

Los servicios de emergencia todavía no terminaban de rescatar a las víctimas del suceso y los diputados locales del PAN ya estaban presentes, llevando a cabo un acto político en medio de los familiares de los heridos y fallecidos para hacer proselitismo, en una acción que podría adjetivarse de muchas formas, pero que en realidad es incalificable.

Como era de esperarse, de inmediato aparecieron en las redes sociales miles de mensajes exigiendo la renuncia de la Directora del Metro y de la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, intentando culparlas de la tragedia.

Un poco más tarde se empezaron a publicar más mensajes señalando al Canciller Ebrard que durante su gestión como Jefe de Gobierno de la ciudad, inauguró esta línea del sistema de transporte colectivo y los días subsecuentes aparecieron otros más exigiendo su desafuero para juzgarlos.

Parece que a todos estos se les olvidó que la construcción de esa línea estuvo a cargo de una empresa que es propiedad del ingeniero Carlos Slim, porque en ningún mensaje se mencionó su participación en esta historia.

Algunos de los mensajes más agresivos en contra de los funcionarios actuales, fueron publicados por personajes como Jesús Zambrano, quienes estuvieron presentes festejando durante la inauguración de este tramo del Metro con sus caras más sonrientes.

También parece habérseles olvidado que precisamente este tramo de vía, sufrió daños estructurales durante el terremoto que azotó la ciudad en septiembre del 2017, mientras Miguel Mancera era Jefe de Gobierno o que su administración fue la responsable de reparar esos daños y que esas reparaciones no se hicieron correctamente, a pesar de que este sujeto garantizó públicamente que los trabajos realizados permitían garantizar la seguridad permanente en el funcionamiento del Metro.

A ninguno de los miembros de la oposición deleznable, parece haberles importado un comino las consecuencias que la tragedia tuvo para cientos de personas que fueron víctimas del accidente y para sus familiares.

Ellos están ocupados en lo suyo en vísperas de una elección que los mantiene en la lona, de acuerdo con todos los sondeos de preferencias electorales; es decir, en convertir en votos a su favor cualquier situación, por grave, sensible y lamentable que sea.

Por lo pronto, el Canciller Ebrard ya se puso a disposición de las autoridades competentes para aclarar cualquier información que se requiera y para enfrentar las consecuencias de cualquier proceso legal que deriven de alguna supuesta responsabilidad de su parte.

Por su parte, el gobierno de la ciudad está haciendo todo lo necesario para apoyar en lo que se pueda a las víctimas del accidente y a sus familiares, enfrentando no solamente el suceso y sus consecuencias, sino también lidiando con los embates carroñeros de toda esta gente sin escrúpulos y sin el más mínimo vestigio de humanidad.

Por fortuna la ciudadanía, que ha demostrado ser absolutamente solidaria y compasiva en todas las tragedias que hemos sufrido, entiende bien este contexto y con toda seguridad tomará en cuenta este otro factor para pronunciarse en las urnas este 6 de junio, mientras se concluye la investigación pericial del accidente y se imputa penalmente a los responsables. Con toda seguridad se hará justicia para todos en relación con este terrible asunto.

Como dijo el político romano Cicerón: “La justicia no espera ningún premio. Se la acepta por ella misma”.