LAS RABIETAS DE LA OPOSICIÓN DOBLEMENTE DERROTADA

@_BarbaraCabrera

 

“Sigamos sumando y contribuyendo para sacar adelante este país de los embates ocasionados por el neoliberalismo ramplón, salvaje y corrupto, mientras que la oposición doblemente derrotada continúa en lo suyo: haciendo sus rabietas”

Mía frase

La Real Academia de la Lengua Española refiere la palabra rabieta como un término coloquial que significa impaciencia, enfado o enojo grande, especialmente cuando se toma por leve motivo y dura poco.

Ahora bien, si hablamos de la #OposiciónDoblementeDerrotada sabemos muy bien como esta se ganó a pulso dicho sobrenombre, con su correspondiente hashtag.

Dícese de aquella oposición pendenciera cuya “filosofía” es odiar y propagar Fake News. Además, se distingue por ser arribistas, por ir tras el poder para servirse de este a manos llenas; esto es, se caracterizan por ser amantes de los privilegios emanados del erario. Son aquellos personajes que ante su desesperación porque el nuevo régimen –apoyado del poder ciudadano- los está poniendo en su lugar; y ante la falta de argumentos aplican la vulgaridad y la descalificación. En suma, su escaso amor por México se puede ver más allá de lo evidente.

Esos que ahora están doblemente derrotados, también están moralmente derrotados y es así porque perdieron los privilegios. Porque paulatinamente sus corruptelas están quedando al descubierto y serán castigadas. Debido a que no saben hacer otra cosa que joder al país; y a pesar de que perdieron su dignidad, siguen teniendo intacto su cinismo, además, no tienen credibilidad, legitimidad, ni honor.

Felizmente, los impresentables integrantes de la #OposiciónDoblementeDerrotada recibieron su merecido en las elecciones del 6 de junio pasado; no obstante, se advierte como uno que otro neoliberal se coló a algún puesto de elección popular, por alguna razón incomprensible para el bienestar colectivo, hubo quien voto por ellos. Tengamos en la mira a este tipo de personajes porque los dejamos solos 5 minutos y son capaces de vender, robar y servirse a placer del presupuesto.

Porque como bien lo dijo en alguna ocasión Juan Barranco “el poder sólo corrompe a los corruptos, hace golfos e inmorales a los que ya lo eran antes” y esa es la oposición doblemente derrotada unos golfos, corruptos e inmorales.

Ellos perdiendo como siempre.

México, ganando con la Cuarta Transformación de la vida pública.

Es todo por hoy.

¡Hasta la próxima Nornilandia!

Bárbara Cabrera

Escritora. Investigócrata. Columnista. Divulgadora del conocimiento, quien está entre letras, con su café y a un tweet de distancia.