Las prioridades de la Cuarta Transformación

Hoy, en la conferencia matutina del presidente, quedaron claros para muchos de los asistentes, cuáles son las prioridades del gobierno de la Cuarta Transformación.

Todas sin excepción, tienen que ver con el enfoque social que distingue a este gobierno.

Terminaron los tiempos en que la economía giraba exclusivamente en torno a los intereses de las grandes empresas nacionales y extranjeras. El anuncio fue: no habrá más rescates tipo FOBAPROA, no se privatizan dependencias públicas, ni se condonan de impuestos a compañías privilegiadas.

Si la intención es no aumentar impuestos durante esta administración, se hace necesario que todo contribuyente asuma su responsabilidad, sin que algunos disfruten de un trato especial, al momento de cubrir el pago que les corresponde por la actividad económica que realizan.

Los tiempos neoliberales, de protección al capital, son historia.

Se puede decir que la seguridad, es la gran preocupación del presidente. Hay un requerimiento permanente de la sociedad, para que se trabaje sobre este tema. La violencia heredada es un asunto que inquieta a los mexicanos.

Por eso, la creación de la Guardia Nacional, es uno de los objetivos primarios del nuevo gobierno. Los programas sociales por un lado y este nuevo cuerpo de seguridad, como brazo disuasivo y correctivo contra el crimen, son la respuesta que se ha diseñado para bajar los altos índices delictivos en el país.

La seguridad que demanda el ciudadano, tiene un rostro diferente, que se relaciona con las necesidades de atención médica y medicamentos indispensables para atender los problemas de salud. Para Andrés Manuel, solventar esta demanda, es un problema tan complicado, como el relativo a la disminución de los porcentajes de violencia. No hay médicos suficientes, los hospitales y clínicas no cuentan con los recursos necesarios para brindar un servicio de calidad, además de que no se cuenta con los medicamentos adecuados para el tratamiento de diversas enfermedades.

Seguridad, entonces, es el gran problema de México. Hacen falta garantías para vivir sin riegos, sin miedo y con salud, dentro de nuestras comunidades.

El paso del neoliberalismo por el país, dejó sumamente maltratadas todas las instituciones relacionadas con la seguridad. Las fuerzas del orden fueron rebasadas o infiltradas por la delincuencia. Las dependencias encargadas de proteger y brindar salud, se encuentran actualmente en crisis y requieren de una restructuración total, para poder cumplir con el compromiso social que tienen asignado.

En eso trabaja la Cuarta Transformación. El día de hoy, el presidente López Obrador manifestó que, aunque el reto es grande y requiere tiempo, se va a subsanar el daño provocado por los gobiernos neoliberales. Van a brindarse todas las garantías que requiere nuestro pueblo para vivir en un entorno de paz y armonía. Se contará con un sistema de salud eficiente y con amplia cobertura nacional.

Estos compromisos que se cumplirán por etapas y de acuerdo con los tiempos que requieren los respectivos procesos de recuperación. De la noche a la mañana, es imposible obtener resultados totales.

En la conferencia de hoy, el presidente habló de otro aspecto importante. Está relacionado con la visión que se tiene, sobre nuevas formas para hacer llegar los beneficios que se están impulsando, a todos los habitantes del país.

Hoy, Andrés Manuel tiene reuniones con diferentes empresarios dedicados al mercado de la comunicación. La intención es darles a conocer las bases establecidas, para la licitación de los 50,000 kilómetros de cable de fibra óptica, propiedad de la Comisión Federal de Electricidad, que están destinados al proyecto de conectividad a internet, en todo el territorio nacional.

Esta estrategia pretende conectar a todo México, en base a los nuevos modelos de comunicación. El Banco de Bienestar tendría entonces cobertura nacional, evitando el manejo de recursos en efectivo. El trámite de apoyo será directo entre gobierno y beneficiario.

Los servicios que se brindan, incluidos los que tienen que ver con la salud, serán efectuados ágilmente, gracias a la posibilidad de ese contacto directo. Podría incluso darse atención médica urgente en comunidades apartadas, que no cuentan con servicios de salud en la zona.

A este proyecto se refirió el presidente al final de la conferencia de hoy. Se trata de una revolución tecnológica, aplicada a la realidad mexicana, donde todos los mexicanos contaremos con señal, para integrarnos al mundo de la comunicación e información que ofrece internet.

Para los comentócratas al servicio de la oposición conservadora, ésta no va a ser una noticia relevante el día de hoy. Sin embargo, para el resto de los mexicanos, que nos percatamos a diario del compromiso y trabajo que desarrolla el gobierno de la Cuarta Transformación, sí resulta de suma importancia conocer que todo el esfuerzo del actual gobierno, viene encaminado a dar respuesta a las necesidades del ciudadano de a pie, que por décadas ha visto como los recursos que debieran ser destinados a la satisfacción de la necesidades primarias de los ciudadanos, son desviados para favorecer a una clase privilegiada que poco trabaja y mucho acumula.

Los resultados del cambio, se aprecian en México, a través de los programas sociales implementados por el gobierno de López Obrador. ¿Qué va hacer la derecha conservadora, cuando todo México esté conectado a la red de internet y los bots que contrata para desprestigiar al nuevo gobierno, sean ahogados por la marea de ciudadanos beneficiados, que se dan cuenta de que la Cuarta Transformación es una realidad?

Al parecer, poco puede hacer ya, ante la evidencia de que México está cambiando a pasos acelerados.

El futuro del neoliberalismo en el país, se oscurece día con día. Llegará el tiempo en que pierdan toda esperanza y queden reducidos a un triste recuerdo, del que nadie quiera hablar.

La conectividad en todo el país, parece ser el tiro de gracia para la clase política fifí, mientras el cambio de régimen anunciado, se cumple. La realidad, confirma que efectivamente, para el gobierno de López Obrador, la prioridad es una: “primero los pobres”.

 

Malthus Gamba

Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea