La última batalla contra el INE

Estamos a un mes del día de las elecciones intermedias.

“Las más grandes que registra México” según lo promocionan los consejeros del INE, tal y como lo haría una empresa privada con un producto novedoso.
Pueden ser realmente las más grandes en cuanto a número de participantes, pero de ningún modo se trata de las más competidas.
Todas las encuestas conocidas, a pesar de los intentos conservadores para “inflar” los números de los candidatos neoliberales agrupados en el TUMOR, dan ventaja amplia a la mayor parte de los competidores de Morena.

En estas elecciones, la reacción perderá hasta la camisa. Son migajas lo que democráticamente puede conseguir. Pero esa falta de apoyo social, intenta ser subsanada vía el fraude electoral.
Es la posibilidad a la que están apostando todo, los empresarios, políticos, medios masivos de comunicación, e incluso gobiernos de otras naciones.
Un fraude, donde existe la figura del árbitro electoral imparcial, es difícil.

Pero en México, donde los consejeros del INE son abiertamente “pro-TUMOR”, la posibilidad queda abierta. Así ha sido durante décadas, cuando el hoy INE se llamaba IFE.
Nada puede hacer en este momento el conservadurismo para revertir una inclinación social, que repudia todo lo que suene a neoliberal.
Paso que intenta la reacción para recuperar terreno, termina por hundirlo más en el pantanal de su desastrosa campaña electoral.

Hace unos días se dio un terrible accidente en una de las líneas del sistema de transporte público METRO, en la Ciudad de México.

Se abría una puerta de oportunidad para los grupos reaccionarios, que pudieron haber conseguido respaldo social, mostrando una conducta propia de políticos comprometidos con el bienestar de la gente. Empatía con las familias afectadas. Apoyo desinteresado en los trabajos de rescate. Respeto hacia las personas fallecidas.
Algo que mostrara un cambio de conducta en el político conservador.

En lugar de eso, se lanzaron a una campaña en la que pretendían involucrar a los familiares de las personas fallecidas, para que demandaran de inmediato a la jefa de gobierno de la Ciudad de México.
Había gente atrapada aún entre acero y concreto. Niños desaparecidos y dolor en el ambiente.

En esos momentos, a la gente del TUMOR le importó más el golpeteo político, que el dolor de quienes sufrían de una u otra manera, por el accidente.

Eso es lo que queda registrado en la memoria de los ciudadanos del país. La falta de conciencia social que evidencian los políticos reaccionarios.

El día de hoy, la reportera de la revista “Contralínea”, denunció en la conferencia mañanera que la asociación fundada por Claudio X González, “Mexicanos Contra la Corrupción”, ha recibido dinero del gobierno de los Estados Unidos. Más de 47 millones de pesos, del 2018 al 2020.

¿Alguien que articuló y dirige actualmente la alianza opositora al gobierno de la Cuarta Transformación, puede estar recibiendo dinero de gobiernos extranjeros?
¿De verdad Claudio X González nada tiene que ver ya, con la organización que dirige actualmente su “becaria” María Amparo Casar?

¿Ese dinero ha llegado o no, a las campañas electorales del PRI, PAN y PRD?

El árbitro electoral, que en realidad es empleado de los poderes fácticos que impulsan a los políticos del TUMOR, nada ha visto de malo en este tipo de conductas.
Hay candidatos a puestos de elección popular, que estás ofreciendo abiertamente apoyos en efectivo a cambio del voto ciudadano. Pero como se trata de representantes de los partidos de la oposición, nada observa el INE respecto a estos delitos electorales.

Si sabemos de este tipo de situaciones, se debe a que las conferencias mañaneras, tocan temas que tienen que ver con la corrupción que se está dando en el presente proceso electoral.
Los consejeros en el INE han hablado de bajar más candidaturas de Morena, usando el mismo criterio que aplicaron a Salgado Macedonio y Raúl Morón en Guerrero y Michoacán respectivamente. Supuestas faltas que tienen que ver con el reporte de gastos de precampaña. La candidatura de Morena en San Luis Potosí, peligra por este motivo. El INE solo ve las “faltas” en Morena. Solo Morena es sancionado.

Esta es con seguridad, la última elección que prepara y conduce el Instituto Nacional Electoral. El rechazo social hacia esa figura de arbitraje y conducción de elecciones, no inspira respeto. El reclamo ciudadano hacia la mayor parte de los consejeros, hacen forzosa su desaparición, o por lo menos una limpieza generalizada de arriba abajo.
López Obrador lo ha repetido periódicamente en las conferencias matutinas. “El INE fue creado no para ver y defender la democracia. Al contrario. Los consejeros del INE se han empeñado en destruir todo vestigio de democracia en el país”.

Millones de mexicanos estamos conscientes de que la última batalla a librar en estas elecciones, será contra la maquinaria de INE, que intentará fabricar triunfos opositores inexistentes.
El INE está en plena campaña electoral, intentando pavimentar con lodo el camino que dé triunfos a la oposición. Las reglas electorales se aplican severamente cuando se trata de candidatos de Morena, pero no existen cuando los infractores militan en los partidos del TUMOR.

La manera de combatir esta última y desesperada estrategia conservadora, es reportando todo intento de compra de voto. Toda violación a los lineamientos y disposiciones electorales.
Denunciar, pero no ante el INE, o ante el Tribunal Electoral, que son quienes están permitiendo e impulsando el fraude.
Hay que hacerlo ante la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales, presentando las pruebas correspondientes.
Que los infractores paguen con cárcel por sus faltas.

El otro requisito para impedir el triunfo del fraude, es fomentar el voto masivo en favor de Morena.
En 2018, esa fue la herramienta que tiró el fraude que se tenía preparado.

El pueblo impulsó al gobierno del cambio para que llegara al poder. Hoy es el momento de refrendar esa confianza en López Obrador.
El 6 de junio debemos dar una lección histórica a los grupos neoliberales.
Somos más quienes defendemos y queremos a este país.

Nada pueden contra esa fuerza, los que por décadas empobrecieron a esta nación y a su gente.
Este 6 de junio, los corruptos se van. No pasarán.

Malthus Gamba

Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea