La importancia de votar SÍ en la Consulta Popular

Esta semana pasada como premonición, la justicia alcanzó a un funcionario del gobierno de Fox, otro del de Calderón y uno más del de Peña, tres de los 5 ex presidentes a los que vamos a decidir si enjuiciamos en la consulta que tendrá lugar el 1 de agosto que viene.

Luis Ernesto Derbez, ex secretario de Relaciones Exteriores con Fox fue denunciado por desvío de recursos, delincuencia organizada y lavado de dinero; Cárdenas Palomino ex jefe de la policía federal del sexenio de Calderón fue encarcelado por el delito de tortura; e Idelfonso Guajardo, ex secretario de Economía en el gobierno de Peña, fue vinculado a proceso por enriquecimiento ilícito.

La impunidad para los que antes eran intocables se acabó y ahora seguramente todos los ex funcionarios corruptos de los últimos gobiernos, ya no duermen tranquilos.

Poco a poco van enfrentando la justicia algunos de los cómplices de estos ex presidentes corruptos, haciendo sonar las alarmas en las mentes torcidas de quienes les otorgaron poder para utilizarlo a favor de la oligarquía y en su propio beneficio.

Se acerca la fecha en la que los mexicanos iremos a votar en una consulta pública histórica, por ser la primera vez que se lleva a cabo un proceso de este tipo, oficialmente a nivel nacional, que costó mucho esfuerzo de los ciudadanos para que fuera posible, que además será la herramienta con la que les haremos saber a los ex presidentes nuestra opinión con respecto a su gestión, en una especie de encuesta presencial sobre el nivel de popularidad que tienen cada uno de ellos, ante los mexicanos que mal gobernaron durante los últimos 36 años.

Pero será también un ejercicio de la democracia participativa que está naciendo en México, en donde los habitantes no solamente elegimos gobernantes, sino que además les pedimos cuentas y con nuestra opinión estamos presentes en la toma de decisiones de nuestro país.

Es seguro que en ningún otro lugar del mundo se ha llevado a cabo un proceso como este, en el que un pueblo es convocado para decidir si enjuicia a sus últimos gobernantes por las atrocidades y los excesos cometidos. También es un mensaje para todos los políticos del presente y del futuro, a quienes les estaremos diciendo que no vamos a tolerar que nos roben lo que es nuestro, nos maltraten o nos ignoren, sin castigo.

Es un juicio popular que establece el precedente sobre qué tipo de comportamiento esperamos de los servidores públicos, con límites claros en relación a su conducta, para que aquéllos que pretendan ocupar cargos públicos en nuestro país, tengan bien claro que serán supervisados y deberán entregar cuentas de sus acciones.

Como si todo esto fuera poco, esta consulta también evidencia que el gobierno actual no llevará a cabo acciones de venganza política en contra de los expresidentes, sino que es la voluntad de los ciudadanos la que cargará con la responsabilidad tanto de enjuiciarlos como de castigarlos y que esta será la norma en el futuro.

Por todas estas razones, es fundamental que los mexicanos tomemos nuestro papel de ciudadanos y con esa investidura salgamos a depositar nuestro voto, para que todos estos emperadores pulqueros del pasado sean castigados como se merecen. Este 1º de agosto sal a votar por el SÍ.

Como dijo el educador estadounidense Horace Mann: “El único propósito del castigo, es la prevención del mal”.