La FGR abre carpetas de investigación contra Isabel Miranda de Wallace por el delito de simulación de pruebas

Medios nacionales están dando a conocer que la Fiscalía General de la República (FGR) tiene en la mira por delitos de falsedad en declaraciones judiciales en la modalidad de simulación de pruebas en contra de Isabel Miranda de Wallace, por presuntas irregularidades cometidas durante la investigación sobre el secuestro y desaparición de su hijo Hugo Alberto Wallace Miranda.

De acuerdo con Proceso, la carpeta de investigación fue iniciada por la Fiscalía, tras una denuncia que promovió la Secretaría Técnica de Combate a la Tortura, Tratos Crueles e Inhumanos del Instituto Federal de la Defensoría del Poder Judicial, en representación de seis presuntas víctimas de tortura y fabricación de pruebas.

Los nombres de las presuntas víctimas son: Brenda Quevedo Cruz, Juana Hilda González Lomelí, Jacobo Tagle Dobin, Albert Castillo Cruz, Tony Castillo Cruz y César Freyre Morales, de acuerdo con la denuncia a la que Proceso tuvo acceso por medio de algunos familiares, quienes están bajo proceso penal, dentro de cárceles de alta y mediana seguridad, acusadas del secuestro y homicidio de Hugo Alberto Wallace.

El medio citado menciona que Isabel Miranda de Wallace ya habría sido notificada por demanda en su contra, por lo que se encuentra preparando su defensa en contra de las nuevas imputaciones.

Fuentes consultadas por Proceso, dijeron al semanario, que la denuncia contra la señora de Wallace Isabel Miranda de Wallace es por las graves irregularidades el proceso penal que se lleva contra las dos mujeres y los cinco hombres acusados del secuestro y desaparición de su hijo, incluyendo las contradicciones entre las propias autoridades ministeriales para resguardar la evidencia en el departamento en el que supuestamente fue retenido el hijo de la señora Wallace.

De acuerdo con la denuncia iniciada por la entonces PGR, en julio del 2005, el 14 de julio del 2005 a las 23:00 horas, se realizó un cateo en un departamento ubicado en calle Perugino 6, interior 4, colonia Extremadura Insurgentes, sin que se hallaran evidencias del presunto secuestro.

“No se encontró a la víctima de los hechos que nos ocupan, Hugo Alberto Wallace Miranda, ni a ninguna otra persona, asimismo no se localizaron documentos, armas de fuego, dinero en efectivo, drogas, por lo que, de conformidad con la finalidad del cateo, éste fue con resultados negativos”, se dijo en aquel entonces.

Durante la investigación, los agentes de la PGR sabían que dicho departamento fue cateado en dos ocasiones, la primera en julio del 2005 y la segunda en febrero del 2006, había sido rentado por Rodrigo Oswaldo de Alba Martínez, quien -se dice- nunca fue citado a declarar sobre estos hechos y que además resultó ser trabajador de la propia Isabel Miranda de Wallace en dos de sus empresas, Showcase Publicidad y el Colegio Aztlán.

Los registros oficiales señalan que Rodrigo de Alba trabajó para Showcase, la empresa de publicidad en espectaculares de Miranda de Wallace entre el 1 de febrero y el 01 de marzo del 2010, mientras que en el Colegio Aztlán lo hizo entre el 1 de junio y el 2 de agosto del 2011.

“El 19 abril del 2010, el señor Carlos León Miranda apareció públicamente para señalar que era el padre biológico de Hugo Alberto Wallace Miranda, por lo que la defensa de los imputados acusa que se fabricó la simulación de parentesco entre Enrique Wallace”. Relata proceso.

Tras la aparición de León Miranda, se extrajo un perfil genético y resultó compatible con la gota de sangre encontrada en el departamento 4 de Perugino 6, por lo que los hoy imputados, presentaron la denuncia por el delito de falsedad en declaraciones judiciales y en informes dados a una autoridad, en su modalidad de simulación de pruebas, previsto en el artículo 248 Bis del Código Penal Federal.

Con información de Proceso