La familia como eje de transformación: AMLO

La mayoría de los mexicanos, hemos vivido desde hace unos años esta experiencia:

Conocemos a los niños de nuestro rumbo desde muy pequeños. Los miramos jugando en sus casas, o saliendo a estudiar en las escuelas de la zona. Van felices, acompañados de sus familiares. Sabemos incluso sus nombres particulares y platicamos con ellos ocasionalmente.

Los miramos avanzar en sus estudios primarios y concluir los mismos después de seis años. Son preadolescentes sanos, llenos de alegría y sueños.

Algo sucede entonces con muchos de ellos. Es entrar a la secundaria y ver una transformación total en su carácter y comportamiento. De algún modo y en forma por demás rápida, han sido presa de las adicciones, comenzando generalmente por el consumo de marihuana.  Ahora andan en grupo, descuidan sus estudios y comienzan a adquirir hábitos que no favorecen su desarrollo físico y mental.

Comienzan a ser consumidores regulares de drogas y con ello, a perder el interés por los sueños que antes eran la motivación que los empujaba hacia adelante.

A tan temprana edad, son víctimas de las adicciones.

En la conferencia mañanera del día de hoy, el presidente López Obrador se refirió en forma particular a este problema.

El enfoque que dieron los gobiernos neoliberales al asunto de las drogas, tenía que ver exclusivamente, con el tráfico de las mismas, desde los países de centro y Sudamérica, a la Unión Americana. El combate al tráfico de enervantes fue su preocupación básica. Los recursos públicos fueron encaminados a la formación de fuerzas militares adiestradas y equipadas convenientemente, para dar la batalla a los cárteles de la droga.

Esta estrategia, ha demostrador ser ineficaz en la práctica. Los grupos dedicados al narcotráfico siguen operando y, además, se desató una guerra que ha causado miles de muertos en nuestro país.

Independientemente a todo esto, se desatendió por completo el aspecto principal del problema respecto a las drogas: el consumo.

Hasta hace unas décadas, México era únicamente un país de paso, en lo que respecta a narcóticos. Nuestra sociedad no destacaba por ser consumidora de estupefacientes. Había un porcentaje reducido de adictos a las drogas.

Sin embargo, ese número se ha incrementado de manera alarmante dentro del país, al grado de convertirse en el presente, en un problema de salud pública.

El mercado de las drogas tiene visualizados a los adolescentes, como área de impacto para hacer más grande su negocio. Ahí es donde se establecen los primeros vínculos con los futuros consumidores habituales.

Y no obstante todo esto, durante los gobiernos del neoliberalismo, poco o nada de recursos se destinaron a programas de prevención, información y disuasión sobre consumo de estupefacientes.

Por eso hoy en día, vemos a niños que pasan de una infancia sana, a la preocupante adolescencia, donde las adicciones son una amenaza permanente.

López Obrador explicó por la mañana que la visión del nuevo gobierno sobre este problema, es diferente.

La política de Estado en materia de drogas, tiene como eje principal, abatir los altos niveles de consumo en el país.

Brindar oportunidades de desarrollo a todos los jóvenes mexicanos, es un compromiso del actual gobierno.

La nueva reforma educativa que se aprobará próximamente, tiene que ver también con este propósito. La educación, antes enfocada a la competencia salvaje para subir a toda costa, es reemplazada por una visión ética, donde los valores nacionales, familiares e individuales, son inculcados a los niños, con el fin de que la solidaridad, la empatía y la lucha por el bienestar general, reemplacen la óptica de mercado que prevaleció durante el periodo neoliberal. La competencia como forma de vida queda atrás, dando paso a un concepto más humano, donde el bienestar de todos es la meta.

Hay un proyecto del gobierno de la Cuarta Transformación, para difundir en forma permanente, suficiente información sobre el daño que provocan las drogas. Ésta será una cruzada nacional, que tiene como fin disminuir el alto porcentaje de consumo que se observa en el país. Desalentar una forma de vivir que provoca daño a quienes se convierten en consumidores asiduos. Es un programa preferentemente para jóvenes, aunque cualquiera puede hacerlo suyo.

Por eso resulta tan importante la recuperación de los valores humanos que se habían desatendido durante el ciclo neoliberal. La familia, sea del tipo que sea, vuelve a ser el centro de formación social. De su fortalecimiento dependerá mucho el resultado que se obtenga.

El gobierno del cambio, le apuesta mucho a la recuperación de los valores familiares y al fortalecimiento de estos núcleos sociales. Ahí se dará el verdadero cambio nacional.

En cuanto al trasiego de drogas, en la frontera sur cambian radicalmente las cosas.

La iniciativa Mérida, impuesta por el gobierno de Estados Unidos, deja de funcionar en nuestro territorio. No más recursos para la guerra infructuosa contra el narcotráfico. No más armamento, ni capacitación para el combate.

La Secretaría de Relaciones Exteriores, está trabajando para que esas aportaciones del gobierno norteamericano, se canalicen a programas de desarrollo en el sur del país. Además, hay proyectos nacionales que buscan el mismo fin. Se trata de una estrategia integral que intenta disminuir la violencia que aqueja a muchas zonas del territorio nacional y a la vez garantizar oportunidades a todos los mexicanos radicados en la parte sur de nuestra nación.

Todo lo explicado este día por el presidente de México, se complementa con la creación de la Guardia Nacional, que garantizará la paz en todo nuestro territorio.

No se trata de acciones independientes, que operan para fines limitados. Se trata de una estrategia nacional que tiene como finalidad, aterrizar el cambio de régimen de acuerdo al proyecto de nación que se había anunciado.

Es, en la práctica, la aplicación del programa que López Obrador y Morena diseñaron para dar vida a la Cuarta Transformación que requiere urgentemente la república.

Lo que estamos presenciando es un cambio histórico, que rompe definitivamente con la visión neoliberal, para dar vida a una concepción diferente, donde lo más importante en todo momento, es el ser humano y no el mercado.

Cada mañana entendemos mejor, hacía donde camina este nuevo gobierno y cuales son los fines que persigue.

Por eso es tan importante asistir a diario, a las conferencias mañaneras.

 

Malthus Gamba
@MalthusGamba

Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea