La dependencia energética de México

Por. Diego Iván López Miguel
Twitter: @DiegoI_Lopez

El tiempo le ha dado la razón al discurso del presidente Andrés Manuel López Obrador para la recuperación de la industria energética nacional. La tormenta invernal en el sur de Estados Unidos y concretamente en el estado de Texas y sus repercusiones en México por el desabasto del gas natural importado desde el sur estadounidense ha puesto el tema en la discusión pública.

En México la tormenta invernal que azota al vecino país causó cortes de electricidad, rotativos y aleatorios, por la falta de generación suficiente provocada por la interrupción del envío de gas de Estados Unidos a la Comisión Federal de Electricidad (CFE). El Centro Nacional de Control de Energía (CENACE), informó que 12 estados del país fueron los afectados por la situación: Aguascalientes, Colima, Estado de México, Guanajuato, Guerrero, Jalisco, Michoacán, Nayarit, Puebla, Querétaro, San Luis Potosí y Zacatecas.

El Cenace aseguró que los cortes de electricidad programados y controlados contribuyeron al balance entre la carga y la generación de energía para evitar afectaciones mayores en el Sistema Interconectado Nacional. De acuerdo a un comunicado de la CFE, ya se había restablecido el cien por ciento el suministro de energía eléctrica. Pero el problema continuará, el gobernador de Texas, Greg Abbott emitió una orden que obliga a los productores de gas natural a vender solamente a empresas eléctricas en territorio texano hasta el próximo 21 de febrero.

Como respuesta a las medidas adoptadas desde Texas, la secretaria de Economía, Tatiana Clouthier, informó en twitter: “Acabamos de contactar al representante del Gobierno de EE.UU. en México, busca el la no afectación a la industria y garantizar el abasto de gas natural en México”. En su conferencia matutina, López Obrador exhortó a la población a ahorrar electricidad para garantizar el suministro de luz a todo el país.

La actual situación en Texas y la repercusión en México tiene su origen en la Reforma Energética aprobada en el sexenio anterior. Los partidos políticos PRI, PAN y PRD conformaron una alianza encabezada por Enrique Peña Nieto, el llamado “Pacto por México”, que sirvió como plataforma para la aprobación de las Reformas Estructurales del peñismo, entre ellas, la Energética. El caso Lozoya es piedra angular de la corrupción que prevaleció durante su aprobación; para conocer más sobre el tema los invito a leer mi columna que se publicó hace algunos meses a través de este medio con el título: Pacto contra México.

México cometió un error histórico al ir en contracorriente con la expropiación petrolera del Gral. Lázaro Cárdenas en 1938. El sector energético quedó desmantelado y dependiente del capital privado extranjero. El gobierno de López Obrador se ha propuesto rescatar la soberanía energética a través de la inversión y la recuperación de las refinerías que existen en el país, además de la construcción de una nueva en Dos Bocas, Tabasco. Las resistencias son fuertes en ambos lados de la frontera, en Estados Unidos porque han aprovechado el debilitamiento de las paraestatales como Petróleos Mexicanos (Pemex) y en México por los negocios que significó abrir el mercado de la industria energética.

Hace un par de semanas, López Obrador envío al Congreso de la Unión una iniciativa, de carácter preferente, de reforma a la Ley de la Industria Eléctrica, para dar prioridad a la producción de energía a través de la CFE. Este miércoles fue circulando entre los integrantes de la Comisión de Energía el dictamen de la iniciativa presidencial y que se perfila aprobar con cambios mínimos el próximo viernes en una sesión ordinaria. ¿Será este el primer paso de la 4T para una contrarreforma energética en búsqueda de la autosuficiencia?.

En México se importa cerca del 90 por ciento del gas natural que se consume a nivel nacional, a un precio que representa la mitad de lo que cuesta extraer gas de la Cuenca de Burgos. AMLO estaría obligado por las circunstancias a buscar alternativas como la aplicación de energías renovables, algo que anunció la secretaria de Energía, Rocío Nahle, en la conferencia de prensa de la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum: Una Central Eléctrica Fotovoltaica en la Central de Abasto y una planta para convertir residuos sólidos en pellets de carbón vegetal. A esto debemos sumarle un dato importante, Pemex reportó que por primera vez en 15 años que subió su producción de crudo en 2020. Será interesante conocer hasta donde llegará la 4T en uno de los temas centrales de su proyecto político, la autosuficiencia energética.

Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea