La confusión de Samuel García

El hartazgo provocado en Nuevo León a causa principalmente de no cumplir con sus promesas de campaña en materia de combate a la corrupción, de parte del gobernador actual, el expriista Jaime Rodríguez Calderón, mejor conocido como El Bronco, así como la debilidad en la que está dejando a la infraestructura de seguridad para enfrentar al crimen organizado, derivaron en que los ciudadanos de ese estado cayeran en la ocurrencia de elegir a un mirrey pintoresco y desinformado como Samuel García, para que dirija los destinos del gobierno.

Este personaje de caricatura ha manifestado recientemente, que después de una visita con sus oráculos estadounidenses, se enteró de que las cosas en nuestro país van tan mal, que bastaría con una ocurrencia más del gobierno para desatar una recesión, por lo que es útil repasar algunas de las opiniones especializadas expresadas por autoridades y expertos extranjeros sobre la situación económica de México, quienes seguramente no forman parte del oráculo de García.

Las 7 principales empresas calificadoras internacionales, entre las que se cuentan Standard and Poors, Moody’s y Fitch, confirmaron a México una calificación de riesgo soberano ubicada dos niveles por encima del rango de inversión, lo que lo coloca en una posición cómoda para que la inversión extranjera fluya sin contratiempos.

A este respecto, después de la pandemia México se ubicó en 9º lugar mundial, como destino para la inversión extranjera por el flujo de fondos que han aterrizado en nuestro país, por encima del Reino Unido, Francia, Canadá, España, Suecia y 170 países más, lo que conforma la confianza de los inversionistas en el manejo de la economía por parte del gobierno federal.

Adicionalmente, la Secretaría de Economía dio a conocer que cuenta ya con más de 100 anuncios de inversión extranjera para este año, la cual representa un monto aproximado de 10 mil millones de dólares para llegar a México en los meses por venir.

Por otro lado, es la Ciudad de México y no Monterrey, el principal destino para la inversión extranjera que llega a nuestro país, donde se han llevado a cabo más de 340 proyectos de inversión, colocándose en 7º lugar de potencial económico entre todas las ciudades del continente y en 1er lugar entre las ciudades de toda América Latina.

Como si esto fuera poco, el Fondo Monetario Internacional ha calificado el manejo de la economía por parte del gobierno federal, como uno con disciplina fiscal, financiera y monetaria, que mantiene una estabilidad confiable para la actividad económica y refrendó la disponibilidad de una línea de crédito de 61 mil millones de dólares para cuando el gobierno decida utilizarla.

Así entre otras cosas, los indicadores como la paridad en el valor peso dólar, sigue favoreciendo al peso en este gobierno, en el que se ha revaluado 3%, a diferencia de lo que pasó en los últimos 40 años, en los que perdió 23 mil por ciento. La deuda pública cuyo monto creció 44 veces en el período neoliberal hasta llegar a ser igual al 53% del Producto Interno Bruto, hoy ha disminuido a un monto equivalente al 47.7% del PIB. Las reservas internacionales han aumentado en 20 mil millones de dólares en los últimos dos años y las tasas de interés del Banco de México han disminuido a la mitad.

La organización internacional de turismo anunció que el Tren Maya va atraer el triple del turismo internacional que viene hoy al sureste y la Comisión Internacional de Aviación opina que el aeropuerto de Santa Lucía es impresionante, que en ningún lugar del mundo se está construyendo algo igual, de tan alta calidad y en tan poco tiempo.

Estos ejemplos, que son solamente algunos, nos dan una buena idea del nivel de desinformación del gobernador electo de Nuevo León, quien se empeña en mantenerse como un meme parlante, aunque confunda a los ciudadanos que lo eligieron con tanta mentira. Muy probablemente esa sea su intención, porque una población confundida es más fácil de ser manipulada.

Como dijo el escritor británico George Orwell: “Ver lo que está delante de nuestros ojos requiere un esfuerzo constante”.