La ambición de los prianistas cobra vidas en Chihuahua

Un líder puede arriesgar su propia vida, pero no tiene derecho a poner en peligro las de los demás. Está claro que los Prianistas no conocen, no entienden o no les importa el principio que encierra esta frase, utilizada con frecuencia por el Presidente de México desde que anduvo en campañas.

Hemos visto como especialmente desde el sexenio de Felipe Calderón, aplican exactamente lo contrario; parece que la interpretan al revés, o simplemente que no saben lo que es ser un líder.

Para intentar legitimarse, el Pequeño Acomplejado no solamente puso en riesgo las vidas de los demás, mientras la suya estaba protegida por decenas de guardaespaldas y soldados.  Su “liderazgo” derivó en la muerte violenta de 120 mil mexicanos y en la desaparición de otros 40 mil por lo menos.

El “liderazgo” de Peña Nieto, manejado como muñeco de trapo por Videgaray, también nos costó otras 120 mil muertes violentas y más de 20 mil desaparecidos en el país.

Hoy, fieles al más puro estilo de los liderazgos del PRI y del PAN, dos exgobernadores de Chihuahua, un diputado y un senador, todos del PRIAN, organizaron un mitin y la toma de la presa en La Boquilla por parte de alrededor de 2,500 personas, a quienes armaron con palos a sabiendas de que esa presa estaba custodiada por la Guardia Nacional.

Arengaron a la gente con la mentira de que se estaba entregando agua a los Estados Unidos, y que esto iba a implicar desabasto de agua para el Estado de Chihuahua afectándolos directamente a todos ellos.

Lo increíble de este asunto es que se entrega agua a Estados Unidos desde 1949, cuando se firmó con ellos un convenio para compartirla. Durante los gobiernos de los dos ex gobernadores que estuvieron ahí levantando a los campesinos, también se entregó esta agua a los estadounidenses sin que hubiese desabasto de agua en el Estado, así es que ellos saben muy bien que no va a faltar.

Adicionalmente, el gobierno federal actual garantizó que el agua no faltaría y que es suficiente para cumplir con el convenio firmado con el vecino del Norte, una vez que la CONAGUA realizó los estudios técnicos necesarios.

Por desgracia la gente se dejó engañar y fue a tomar la presa. Aunque la Guardia Nacional se replegó para evitar una masacre, en uno de los eventos fallecieron 2 personas, por lo que el gobierno federal solicitó una investigación a fondo de parte de la Fiscalía General, para deslindar responsabilidades y castigar a los culpables.

El liderazgo PRIANISTA de los Baezas, los Reyes y los Maderos, entre otras sabandijas, motivados por intereses electorales y por el intento de continuar controlando el dinero involucrado en el negocio del agua dentro del Estado de Chihuahua, hoy sigue costando vidas de otros, mientras las suyas están bien protegidas detrás de su propia cobardía.

Esperemos que la Fiscalía General no solamente investigue el evento en el que perdieron la vida estas dos víctimas del liderazgo PRIANISTA, sino que vaya a realmente fondo y llegue hasta los autores intelectuales de este hecho lamentable, innecesario y absurdo, para que los retiren de la sociedad y los recluyan donde dejen de dañarla por su voracidad y ambición.

Como dijo Pietro Aretino, poeta italiano del Renacimiento: “La ambición es el estiércol de la gloria”.