La agonía del dinosaurio: apuntes sobre el fin del PRI

@AlamBeav

En el año 2000 con la llegada del autollamado “gobierno del cambio”, el PRI parecía encontrarse en una grave crisis, lo cual fue interpretado por muchos, como el principio del final del partido tricolor. Sin embargo, Vicente Fox que en campaña había prometido “sacar a las tepocatas y víboras prietas”, terminó aliándose con ellas.
Para el entonces Secretario de Gobernación, Santiago Creel, era necesario convivir con los priistas porque llegaron en segundo lugar y ayudarlos a salir adelante, para de esta manera tener su apoyo y llevar a cabo sus promesas.
Pero la situación era muy diferente, según rescata Sabina Berman, en una reunión que se llevó en Los Pinos, Fox tenía listas varias ordenes de aprehensión contra importantes y poderosos priistas. Beatriz Paredes, amenazo al mandatario de mover la estructura priista, si este decidía proceder contra los miembros del PRI, al mismo tiempo Denise Dresser, pedía al mandatario actuar y confiar en el apoyo popular que tenía, lo demás es historia.

Fox que tuvo todo por acabar con el PRI, buscó la sumisión antes que la confrontación, y decidió pactar con ellos, antes que confrontar. El partido que parecía estar al borde de la extinción salió fortalecido, y le bastaron dos sexenios después para volver a regresar a la presidencia, de la que parecía, nunca se habían ido.
En el contexto de la llegada de la nueva administración Morenista, la situación parece repetirse, algunos consideran que el PRI se está reestructurando y que serán capaces de volver a competir con una gran fuerza, aunque, la situación es distinta a la que sucedió al principio del siglo XXI.

El nuevo gobierno ha llevado a cabo diferentes acciones, que afectan principalmente la estructura clientelar que mantiene en píe al priismo nacional. Comenzando con la universalidad de los programas sociales, lo cual deja de ser parte de la estructura para cooptación de votos.

El segundo punto, es acabar con los intermediarios, quienes utilizan dinero público, para poder aglutinar grupos que se entregan al mejor postor; tal es el caso de Antorcha Campesina, que tienen una fuerte presencia en el Estado de México, Michoacán y Oaxaca. Por lo anterior, han decidido comenzar a marcar su distancia del PRI y buscar convertir su grupo político, en un partido que obtenga recursos del INE.

En tercer punto, la propuesta de la Diputada Tatiana Clouthier de bajar al 50% los recursos a los partidos, dejaría al PRI en una difícil situación financiera, ya que el dinero que obtienen los partidos depende de la cantidad de votos que estos obtengan, por lo cual el tricolor sería el más afectado al encontrarse como tercera fuerza política del país.
El cuarto punto, va de la mano con la recién aprobada reforma laboral, específicamente en el tema sindical, con lo cual se da libertad a los trabajadores de elegir de forma anónima a sus representantes; y tal como se está viendo con el sindicato de Pemex, lideres charros y corruptos como Romero Deschamps, parecen temerosos de perder su poder.
Y por último, el mismo PRI, se encuentra en una difícil situación que lo ha llevado a tener fuertes conflictos internos, los más recientes los podemos ver con la renovación de la dirigencia nacional, donde uno de los aspirantes al cargo, el ex rector de la UNAM, José Narro Robles, decidió renunciar al partido, al señalar la inequidad en la competencia y acusar al presidente López Obrador de intervenir en el partido.

El presidente López Obrador, tiene claro la gran responsabilidad histórica que le toca, y con ello, la importancia de sus decisiones, pues esta claro que el priismo, es un gran lastre para llevar a cabo la 4ta transformación del país, por lo que es necesario acabar con el partido que se ha convertido en guarida de corruptos, y así lograr la transformación y el renacimiento de México, o perder nuevamente la gran oportunidad de cambio.

Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea