Jean-Luc, líder de izquierda en Francia, quiere aprender de AMLO

Jean-Luc, líder y fundador del movimiento “Francia Insumisa”, quien es considerado ya como un referente de las fuerzas progresistas en Europa desde hace 2 años, se encuentra de visita en México para participar en una serie de conferencias.

En entrevista para La Jornada, dijo -con un gran suspiro- que llegó a México “a respirar, a conocer a este señor AMLO (así llama al presidente Andrés Manuel López Obrador) que tanto me llama la atención, a aprender de este proceso mexicano, que seguramente va a dar un nuevo impulso a América Latina y a Europa. Vengo a buscar inspiración y un poco de optimismo”.

El fundador de “Francia Insumisa”, fue un referente de los movimientos progresistas en Francia, cuando conquistó un histórico 20% del voto, aproximadamente -17 millones de electores– sin embargo, hoy declara que no puede ser optimista ante el panorama político de su país, ni el del continente entero.

“Ahora está México, un hecho nuevo, un proceso que tiene características destituyentes muy fuertes. Con la Cuarta Transformación propone un proceso típicamente de revolución ciudadana, es decir, de recuperación del poder por la gente”.

Jean-Luc dijo que viene a México para aprender la revolución ciudadana que está haciendo López Obrador de la mano de los ciudadanos.

“Es importante para nosotros, los europeos, entender lo que está pasando aquí. Ya pasó el tiempo de que llegábamos con el catequismo bajo el brazo para decirles qué hacer; ahora nos toca aprender”.

El líder progresista dijo que lo que más le sorprende de AMLO es que ha logrado empezar algo distinto, pues nadie pensaría que se podría lograr, estando tan cerca de Estados Unidos.

“la novedad de que nadie pensaba que México, tan cerca de Estados Unidos, pudiera empezar algo tan distinto, que pudiera echar abajo lo que han hecho el PRI y el PAN. Me parece que AMLO tiene una visión muy clara de lo que se puede hacer estando tan cerca de Estados Unidos y por eso es tan cuidadoso”.

“En Europa no queda ya ninguna fuerza política capaz de proponer una salida a la crisis que tome en cuenta la vida digna de sus ciudadanos y sin guerra. De los partidos progresistas que construimos en mi generación no queda ya nada. Y en Francia, en el campo político hay que reconstruir todo, todo. Con la polarización que atravesamos esto puede terminar muy mal. ¿Dónde se ha visto una insurrección popular como la que vemos cada sábado, desde hace ya 35 semanas, con los chalecos amarillos? ¿Dónde? Reconstruir una alianza de clases medias, clase obrera y clases empobrecidas es hoy en día un desafío enorme”.

Con información de La Jornada