Te faltó paciencia Germán Martínez

Foto: Archivo

Hace unas horas, se anunció la renuncia de Germán Martínez Cázares a la dirección del Seguro Social.

Se conoce el contenido de la carta que el funcionario presentó ante el Consejo Técnico de dicho instituto. Hay de todo en esa misiva.

Reclamo, insatisfacción, la sensación personal de haber sido marginado en la tome de decisiones que afectan a la institución que presidía.

Es una carta que no intenta justificar una decisión personal, sino más bien, obsequiar un diagnóstico preciso, sobre el estado que guarda en este momento el IMSS.

Todo esto, de acuerdo a la óptica de Martínez Cázares.

Antes de abordar el tema en su parte medular, habría que hacer una precisión. México decidió en las elecciones pasadas, modificar completamente su forma de gobierno.

Lo ha repetido hasta el cansancio el presidente López Obrador. Aquí no se trata de un simple cambio sexenal de autoridades encargadas. Estamos implementando un cambio de régimen, que implica el reordenamiento general de la estructura administrativa en todo el país.

Es algo que, en otras partes del mundo, se consigue después de haber pasado por un estado de enfrentamiento bélico, donde el ganador establece nuevas reglas, o refrenda las ya existentes.

En nuestro país, la vía democrática electoral, nos facilitó el tránsito de un neoliberalismo intolerable para los ciudadanos, después de treinta y seis años de fracaso evidente, a un proyecto alterno que se identifica como la Cuarta Transformación.

Este nuevo proyecto avanza día a día. Pero lo hace en forma lenta, de acuerdo a las necesidades de ajuste que requiere cada nuevo paso hacia adelante.

La imagen que ha dado López Obrador al respecto, es muy ilustrativa: “el gobierno es como un pesado elefante, al que hay que ir empujando para que avance”.

Los cambios rápidos que muchos esperan, no van a darse de ese modo. Se requiere de paciencia, estudio, adecuaciones y nuevas construcciones, para eliminar o modificar lo que nos heredó el periodo neoliberal.

Actualmente, los mexicanos estamos inmersos en un periodo de transición. La Cuarta Transformación está dando sus primeros pasos firmes, entendiendo que las costumbres, las políticas y los mecanismos neoliberales, aún se encuentran operando en muchas áreas de los tres niveles de gobierno. Las formas que estableció la derecha durante el periodo en que estuvo al frente del país, están presentes en actividades sustantivas de administración y de gobierno.

La transición requiere de medidas emergentes para que esta nueva administración, cumpla de buena manera el compromiso que tiene de gobernar para todos, con eficiencia y responsabilidad.

Hay medidas temporales que deben tomarse. Debe entenderse que no son los mecanismos finales que regirán en el país en adelante. Solo son acciones que se establecen para atender en lo inmediato, problemas que surgen en determinado momento.

Después de todo esto, debo decir que la renuncia de Germán Martínez, obedece en mucho a una incomprensión del momento que está viviendo el Seguro Social.

Apelar a un marco institucional que no funciona, es absurdo. Si la secretaría de Hacienda está regulando el día de hoy, el gasto en todas las dependencias públicas, para hacer racional el gasto, debe entenderse que lo hace, porque se han detectado redes de corrupción, que impiden que los recursos lleguen a su destino de manera segura.

Estamos inmersos en un periodo de transición y hay medidas de carácter temporal, que se toman en tanto se ajustan los procedimientos definitivos. En este caso, se trata de crear redes administrativas alternas, mientras se sanea al Instituto.

La participación de la Secretaría de Hacienda, en disposiciones de gasto que afectan al Seguro Social, son de ese tipo. El diseño de la estrategia, responde a los requerimientos del ejecutivo, respecto al cuidado y buen uso de los recursos públicos. Ahorrar y evitar el despilfarro.

Si Germán Martínez pretendía que la dependencia que estaba bajo su cargo, actuara como si nada malo hubiera pasado en la etapa neoliberal; como si la burocracia corrupta no existiera dentro del IMSS, entonces quien estaba equivocado era el director saliente.

La corrupción, como ha dicho el presidente, se barre de arriba hacia abajo.

Ya se comenzó a limpiar la parte de arriba, pero toda la hierba mala que creció a la sombra del poder cupular, sigue arraigada en muchas áreas administrativas en varias dependencias.

Es por eso que hacienda prefiere nombrar delegados de confianza para realizar operaciones que impliquen recursos públicos.

Eso, mientras la transición concluye, extirpando todo lo malo que existe dentro de las oficinas de gobierno.

Germán Martínez quería mayor participación en la toma de decisiones presupuestales, pues las normas y leyes así lo establecen. Quizá con un poco de calma, hubiera tenido ese control. Hacía falta paciencia, para esperar el saneamiento del sector salud, de acuerdo al proyecto integral anunciado por el presidente. Prefiere retirarse del IMSS y regresar al Senado. Es una decisión personal que debe respetarse.

En el gobierno de la Cuarta Transformación, todo es por convicción y convencimiento propio. Nada se impone y menos aún la permanencia en los cargos públicos.

Al menos, es lo que López Obrador manifestó sobre este asunto. Llegará alguien capaz, dijo, para cubrir esta vacante. La renuncia no fue sorpresiva para el presidente. Se había platicado al respecto. La confianza presidencial hacia las decisiones de Hacienda, es total.

El nuevo titular en el IMSS, deberá estar enterado de que, en este inicio de gobierno, hay situaciones extraordinarias que deben ser entendidas y atendidas de acuerdo al proceso de transformación que vivimos.

El elefante no caminará, si no se le conduce con prudencia, por las vías y senderos menos peligrosos. La ruta puede no ser la recta que nos lleva directamente al destino. Hay que hacer algunos rodeos, pero vale la pena. Evitaremos el campo minado que aún no terminamos de despejar y que nos preparó, como última sorpresa, el antiguo régimen conservador.

 

Malthus Gamba

Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea