Fundaciones extranjeras han financiado con 13 mdd a ONGS para detener al Tren Maya

De acuerdo a una investigación de Grupo Gremol, hay organizaciones civiles no gubernamentales (las llamadas ONG) que están contra el Tren Maya.

Estos grupos que han interpuesto amparos y han realizado protestas por la construcción del Tren Maya, y que pretenden mantener detenida la puesta en marcha de esta obra; reciben en conjunto más de 13 millones de dólares en financiamiento desde el extranjero.

En la investigación del medio citado, se dio a conocer que se trata del Consejo Regional Indígena y Popular de Xpujil S.C (CRIPX), que ha recibido 565 mil 377 dólares; el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA), con 1.3 millones de dólares; Diálogo y Movimiento A.C. (DIMO), a la que han otorgado 420 mil 580 dólares; la Fundación para el Debido Proceso (DPLF), con 2.4 millones de dólares; Indignación, Promoción y Defensa de los Derechos Humanos A.C., 620 mil 570 dólares y el Consejo Civil Mexicano para Silvicultura Sostenible (CCMSS), que ha recibido 7.7 millones de dólares y cuyos principales donantes son grupos como Fundación Kellogg, Climateworks Foundation y Rockefeller Brothers Fund, entre otras.

De las seis organizaciones, al menos dos ya lograron obtener la suspensión definitiva de los tramos 1 y 7 del Tren Maya a través de juicios de amparo.

“El CRIPX, que dirige Alfredo López Días y se dedica a la defensa de los recursos naturales en Campeche, logró desde marzo de este año frenar los trabajos de la megaobra en el Tramo 7, en Calakmul. Los principales financiadores de esta organización son Fundación Kellogg y Fundación Nacional para la Democracia, ambas de Estados Unidos; Fundación para la Vida Silvestre, de Argentina; el Fondo de Oportunidades Globales del Ministerio Británico de Asuntos Exteriores, del Reino Unido; y la Fundación Heinrichi Boll Stifung, de Alemania”.

Otra organización que actuó por la vía judicial fue Indignación, Promoción y Defensa de los Derechos Humanos A.C. El pasado 7 de mayo promovió un amparo contra la obra en Palenque (Tramo 1), el cual terminó con la suspensión definitiva el 22 de junio pasado. Su principal donante es la Fundación Kellogg. Por otra parte, el CEMDA, que dirige María Eugenia De la Fuente y se identifica como organización nacional en defensa del medio ambiente y los recursos naturales, sostiene que el proyecto del Tren Maya viola derechos humanos de las comunidades.

Ante esta intromisión de asociaciones que no están ligadas con las comunidades indígenas originarias y que han tramitado amparos sin su autorización. Se han organizado para defender la construcción del Tren Maya, pues aseguran que no conocer a quienes dicen representarlos.

En una nota publicada el pasado 7 de julio, el comisario municipal de la localidad de Zoh Laguna, Eleazar Ignacio Dzib Ek, en entrevista para La Jornada, dio a conocer que 64 comunidades de los pueblos indígenas maya, tzeltal y chol de Calakmul, en el estado de Campeche, están en favor del Tren Maya.

Por lo que las comunidades mencionadas decidieron organizar un comité municipal en defensa del Tren Maya, luego de enterarse por los medios que otra organización había ganado un amparo en contra de la construcción del Tren Maya.

El abogado maya señaló que la organización Consejo Regional Indígena y Popular de Xpujil (Cripx) que supuestamente representa a las 64 comunidades y que rechazan la construcción en su comunidad, jamás los consultó y realizó los amparos sin su autorización.

“En medios vemos comunicados firmados por gente que no conocemos, con nombres extraños, incluso extranjeros, pidiendo se cancele un proyecto en el territorio donde vivimos. Justo cuando abrazamos una esperanza de progreso aparece gente ajena a nuestras comunidades supuestamente a ‘defendernos’, a decir que no entendimos lo que aprobamos, eso sí es racismo velado”, dijo Dzib Ek

El representante los 86 pueblos indígenas reprochó a estas personas que hoy se oponen al Tren Maya, su silencio en el año 2009, “cuando las obras de ampliación a un carril y medio de la carretera 186 Chetumal-Escárcega, fragmentaron totalmente el flujo hidrológico de la región, afectando humedales, aguadas, nuestros jagüeyes, así como el tránsito de la fauna”.

“Cuando se realizó esta obra no se dio cumplimiento de las condicionantes de impacto ambiental, no se hizo consulta a los pueblos indígenas ni a nadie. Esa carretera fue la que dividió la reserva en dos, esa gran preocupación que actualmente tienen los ambientalistas respecto al Tren Maya, ya ocurrió en ese entonces y nadie se opuso”, reprochó.

Comunidades indígenas defienden al Tren Maya; denuncian que AC promovió amparo en su nombre

El medio digital, Animal Político, que se ha caracterizado por una línea editorial crítica a gobiernos y proyectos gubernamentales, desde tiempos de Enrique Peña Nieto, ha obtenido un subsidio de 703 mil 751 dólares que no se refiere el origen; de Fundación Ford logró 490 mil dólares y de W.K. Kellogg 213 mil 751 dólares.