AMLO revela en su libro que EPN le dijo que se sintió traicionado por los empresarios

Durante su encuentro matutino con los medios, el Presidente Andrés Manuel López Obrador hizo un recuento de cómo se ha comportado la oposición en la primera mitad de su administración, señalando que pese a que se están afectando intereses, la molestia sólo se ha canalizado a través de los medios de información y sin ningún tipo de violencia y agregó que que su gobierno ha salido adelante, porque se mantiene cercano al pueblo y no como sirviente de los potentados.

En este contexto, el primer mandatario reveló que el expresidente Enrique Peña Nieto al final de su mandato se sinceró con él y le confesó su desencanto con los hombres del dinero en México, le manifestó haberse sentido traicionado por los empresarios que “recibieron favores” durante su administración de 2012 a 2018, y lo convirtieron en el “payaso de las cachetadas”.

“En el libro hablo de cómo, en una plática con Peña, me dijo que se sentía traicionado porque les había dado bastante, los había atendido bien a los de arriba y habían actuado de manera traicionera, la verdad ¿se acuerdan que lo convirtieron en el payaso de las cachetadas?”, dijo.

Es por eso, indicó el Presidente, que la enseñanza mayor de este tipo de situaciones es que hay que atender al pueblo, mientras calificó como un “comportamiento aceptable” de quienes no están de acuerdo con su forma de gobernar, ya que lo más que han hecho es presentar una queja ante la Organización de los Estados Americanos (OEA) o con el Rey de España.

“Ha habido un comportamiento aceptable, tengo que agradecerles eso. Lo demás pues están en libertad y nosotros vamos a garantizar el derecho a disentir, a la libre manifestación de las ideas, y no va a haber represión, no censura a los medios, no ha habido, ni va a haber, nada por la fuerza, todo por la razón”, puntualizó.

En el capítulo tres de su más reciente libro, López Obrador señala que, como todos los oligarcas del mundo, a quienes integran la cúpula empresarial en México pero son institucionales y son, con algunas honrosas excepciones, tramposos e hipócritas, “pero no matones” y agregó que los distingue la ingratitud, ya que algunos empresarios actúan con mucha carga ideológica, aunque no a todos se les puede “meter en el mismo costal”.