El viaje de AMLO a EU y las eternas críticas de la oposición moralmente derrotada

Por Fidel_el_de_acá

En días pasados el Presidente Andrés Manuel López Obrador anunció su visita a los EEUU los días 8 y 9 de Julio.
Las reacciones a esta visita han sido de rechazo por algunas personas de la oposición a su gobierno y esto en realidad, no es noticia: La oposición en México critica todo lo que el gobierno hace, un día sí y los otros también.

Cuando AMLO dijo que no viajaría a la cumbre del G20 en Japón, pusieron el grito en el cielo exactamente hace un año
En ese entonces el presidente comentó en la conferencia matutina:

•“Lo estoy analizando porque estoy ocupado de tiempo completo en atender los asuntos nacionales“
•Aseguró que, en la situación actual de México, lo más importante es mejorar la economía y el bienestar, así como garantizar la paz.
•Repitió como lo hizo desde su campaña: “La mejor política exterior es la interior”
•Y también dijo: “No quiero ser candil de la calle y oscuridad en la casa”.

En esa ocasión se le criticó diciendo que él era un “ignorante de las relaciones internacionales” y que eludía enfrentar a Donald Trump en temas como el muro fronterizo porque supuestamente no quería problemas.

Se mencionó también que existía el riesgo de que las calificadoras crediticias podrían evaluar negativamente al país y además generar desconfianza de los empresarios internacionales.

Alguien comentó: “También debe pensar en ir a la Asamblea General de la ONU en septiembre porque de otra forma está borrando la presencia de México en el Mundo”, como si eso fuera posible.

La decisión de AMLO de no hacer viajes internacionales durante su primer año de gobierno contrasta notoriamente con los expresidentes anteriores muchos de los cuales viajaron a EEUU. en los primeros meses de sus mandatos. Como muestra, el expresidente Peña realizó 10 viajes internacionales en el primer año de su gobierno.

Ahora ante el anuncio del presidente de su próximo viaje a EEUU, han vuelto a sonar algunas voces criticando este viaje. El periódico BBC publicó una nota del 1 de Julio donde menciona que las “opiniones de diplomáticos y analistas en México, y algunos líderes de la comunidad mexicana en EE.UU., han sido negativas por la connotación política que rodea al encuentro”.
En el citado artículo aparecen las siguientes opiniones:

José Antonio Crespo: “Donald Trump es visto por la mayoría de mexicanos como enemigo de la nación; insulta, desprecia, amenaza a los mexicanos en general y a los que viven allá. Los ha llamado delincuentes e incluso animales. Pero no es el caso de López Obrador, quien ve en él alguien respetuoso, que incluso le da un trato de amigo” , dijo al diario El Universal.

La excanciller, Claudia Ruiz Massieu: consideró como algo normal el que haya reuniones bilaterales entre países vecinos, con una relación histórica y económica tan particular. Pero criticó el momento de la cumbre. “No se sabe nunca cómo el presidente de Estados Unidos, en ese estilo tan peculiar, se va a comportar en el encuentro. Puede decir algo incómodo u ofensivo, incluso para los mexicanos. No sería la primera vez el recurso de usar a nuestro país como una piñata electoral, como lo ha usado en muchas ocasiones”, dijo al diario El Financiero.

El excanciller Jorge Castañeda dijo que no había alguna razón práctica de este viaje, pues el T-MEC no requiere de ninguna ratificación adicional. “El presidente tiene tantos frentes abiertos con EE.UU., y cada uno tan tensos, que llegó a la conclusión de que ya no podía posponer indefinidamente el tratar de hablar estos asuntos personalmente con Trump”, consideró en una entrevista en ForoTV.

El exembajador Bernardo Sepúlveda: advirtió que el viaje es “altamente inconveniente para el interés nacional” debido a los “efectos políticos negativos” que habrá en ambos países y que serán “perdurables”: “No encuentro ninguna ventaja política o económica que beneficie a México (…) Considero, por el contrario, que esa visita afectará negativamente al interés nacional, produciendo un efecto de desagrado y repudio entre los mexicanos, de una profunda decepción al quedar vulnerados los principios que pertenecen a una tradicional política exterior, en donde la respetabilidad de la nación mexicana es un valor supremo e indeclinable, valor que ahora es imperativo mantener inmaculado”, dijo en el diario La Jornada.

Armando Vazquez-Ramos, fundador del Centro de Estudios California-México, sostuvo que puede ser el “peor error diplomático de su gestión” al reunirse con un mandatario “despreciado en el mundo por su racismo y odio contra los mexicanos, inmigrantes y mujeres”, “Para los 40 millones de mexicanos que vivimos en Estados Unidos sería vergonzoso y un insulto que la primera visita al exterior del presidente López Obrador fuera para ayudar a reelegir al peor presidente en la historia de este país”, escribió en un artículo.

Jorge Ramos consideró la reunión como una “manipulación” de Trump y una “traición e indiferencia a los 12 millones de mexicanos, nacidos en México, que vivimos en Estados Unidos”. “La historia juzgará duramente a Trump. Pero también a los que se convirtieron en silenciosos cómplices de sus políticas racistas y antiinmigrantes. Siempre es peligroso -y poco digno- aparecer junto a un bully y un promotor de la intolerancia”, añadió en su columna del diario Reforma.

La nota de BBC añade al final sólo un comentario a favor de la visita por parte de Larry Rubin, representante en México del Partido Republicano, dijo a El Heraldo de México que “AMLO es muy avezado y sabrá manejarse muy bien en Washington”.

“Es muy, muy importante en términos comerciales que los dos mandatarios se sienten, dialoguen, pacten y vean que es lo mejor para las dos naciones”, opinó.

El presidente Andrés Manuel López Obrador ha dejado muy en claro que “No soy igual que otros, Yo voy a representar a México en un asunto que considero fundamental para el desarrollo de la economía y voy también a agradecer el que el gobierno de Estados Unidos tenga un trato respetuoso a nosotros”

Nunca, nunca en los últimos 50 años, el pueblo de México había tenido un presidente patriota que velara por los intereses de todos los mexicanos. Nunca en ninguna visita de algún presidente a los EEUU el pueblo de México pudo tener tan digno representante y nunca el gobierno de EEUU parecía necesitar la ayuda de su homólogo mexicano.

No se requiere ser un sabio para saber que Trump tiene una agenda política y que tratará de llevar agua a su pozo de la reunión de los dos mandatarios. Pero también es innegable que el presidente López Obrador tiene su propia agenda y esta está marcada por el interés en los temas económicos y de migración.

La nota de la BBC da pena por ser tendenciosa al reproducir las opiniones de quienes están abiertamente en contra del gobierno de la 4ta. Trasformación. No sé si la mayoría de los mexicanos están en contra de Trump, como dice Crespo. Pero en mi opinión Trump es un nacionalista que está luchando contra su propia mafia del poder en EEUU y que es liderada por los Obama, los Clinton y los Bush, entre otros. Si Trump no hubiera ganado, muy probablemente el triunfo de AMLO no hubiera sido posible y ahora estaría en la silla presidencial Emiliano Salinas o Ricardo Anaya. Imagínense!

El diario menciona que Ruiz Massieu, Castañeda y Sepulveda son “destacados diplomáticos” pero parece ignorar que son simples miembros de la oposición moralmente derrotada y que sus funciones como diplomáticos no sirvieron de mucho para el interés nacional, por decir lo menos
A Ruiz Massieu, le preocupa que Trump pueda decir algo “incomodo u ofensivo” pero ella no se incomodó ni se ofendió por las políticas económicas y entreguistas de su Jefe Peña Nieto en la administración pasada
Sepulveda dice que el viaje es “altamente inconveniente para el interés nacional”. El embajador en Reino Unido en el gobierno Salinista, no es quien para hablar de interés nacional, o si?

De Castañeda, Vázquez-Ramos y Ramos, prefiero no emitir mi opinión para no aburrir a mis tres lectores y solo baste decir que los aludidos son fieles a sus convicciones y consistentes en sus reclamos y ahí queda.

Para concluir esta columna quisiera compartir lo que comenta Jhon Ackerman a Elena Poniatovska en el diario La Jornada del 3 de Julio:

“Creo que muchos –responde John– no están acostumbrados a que México sea un país fuerte con un líder capaz de imponer los términos de la agenda. López Obrador es fuerte; tiene la gran legitimidad de su pueblo y necesitamos tener una relación comercial de respeto con Estados Unidos, independientemente de Trump. No hay riesgo de que López Obrador vaya a hacerle el caldo gordo a Trump, al contrario, el Presidente se va a consolidar como un líder internacional”.

Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea