La debacle del neoliberalismo es histórico; nada conseguirán en el 2021

Estamos a unos meses de las elecciones intermedias del 2021. Las campañas electorales arrancarán dentro de poco y los grupos opositores siguen caminando hacia el patíbulo, donde perderán la cabeza sus partidos políticos, sin contar con una estrategia creíble a los ojos de los mexicanos.

Es más, la oposición en su conjunto se encuentra acorralada y a la defensiva en este momento.

Los videos que se han hecho públicos en los últimos días, la demanda filtrada que presentó Emilio Lozoya en contra de tres expresidentes, dos excandidatos presidenciales y varios funcionarios públicos, senadores y diputados del antiguo PRIAN, tiene contra las cuerdas a una oposición que mientras más intenta defenderse, más queda evidenciada ante una sociedad cansada de mentiras y corrupción.
Ningún ciudadano cree en la defensa que hace Ricardo Anaya de su persona. No es la primera vez en que el exdiputado del PAN y excandidato presidencial se ve envuelto en asuntos de corrupción.

El pueblo de México tampoco puede creer las justificaciones de los gobernadores panistas Francisco Domínguez y Francisco García Cabeza de Vaca.

El primero aparece en un audio, donde habla con el gobernador de Baja California, sobre los seis millones de pesos mensuales que paga “Michael Kors” (Osorio Chong), a cambio de que se aprueben las reformas estructurales neoliberales en el Senado. Los tres actuales gobernadores eran senadores en ese momento.

Cabeza de Vaca es investigado actualmente por la Fiscalía General de la República. Pero no solo eso le preocupa al gobernador de Tamaulipas. La DEA anda tras sus pasos, pues lo relaciona con actividades delictivas, en sociedad con integrantes de la delincuencia organizada.

Carlos Salinas de Gortari puso tierra de por medio, al entender que los tiempos políticos cambiaron. Su influencia y poder político acabaron y jamás recuperará la fuerza que tuvo en el pasado. Su fin probable, es el mismo que vive actualmente Luis Echeverría. Solo, en una residencia donde familiares y personal doméstico, medio atienden sus necesidades básicas. Nada queda del antiguo poder.

Luis Videgaray desde el inicio de este sexenio salió del país. Su paraguas protector, es la figura del yerno de Donald Trump, Jared Kushner, a quien el “aprendiz de canciller” sirvió fielmente durante su paso por la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Todos quienes figuran en la denuncia presentada por Emilio Lozoya, se encuentran en este momento en situación de alerta máxima. Pero no solo ellos.

Se sabe que la información que los abogados de Emilio Lozoya proporcionaron a la Fiscalía General de la República, contiene datos más fuertes que involucran a estos personajes y a otros que aún no han sido nombrados. Todo acompañado de pruebas y testimonios que pueden llevar a la cárcel a varios de quienes fueran respetables políticos o funcionarios públicos del pasado reciente.

Emilio Lozoya destapó una cloaca de la que saltan infinidad de ratas, al sentir la presencia de la luz.

Por otra parte, la justicia norteamericana tiene investigaciones abiertas en contra de políticos neoliberales ligados a la delincuencia organizada.

Los conservadores, como dijimos al inicio de esta nota, están más ocupados en salvar el pellejo, que en construir una plataforma política de última hora, que pueda redituarles algunos triunfos en las ya muy próximas elecciones del 2021.

La única defensa que utilizan en este momento de crisis reaccionaria, es repetir una y otra vez que el presidente López Obrador, utiliza a Emilio Lozoya para golpear a la oposición.

Como si el presidente fuera el culpable de los delitos reales cometidos por quienes gobernaron al país en las décadas pasadas. El gobierno norteamericano encuentra a diario nuevas evidencias sobre los nexos que existieron entre el gobierno de Felipe Calderón y los grupos de la delincuencia organizada que operan en ambos lados de nuestra frontera norte. Eso no puede ser atribuido a la administración del presidente López Obrador.

El pueblo sabe que en realidad, las acusaciones que hace hoy Emilio Lozoya sobre estos personajes neoliberales, son reales. Eran secretos a voces que todos conocíamos, nada más que hoy se presentan testimonios y pruebas que ratifican la conducta delictiva de estos exfuncionarios públicos.

Quizá el más afectado de todos estos corruptos, sea el expresidente Felipe Calderón. Su defensa mediática consiste en señalar que se le persigue “por venganza” y eso no le está funcionando.

Es un político que sabe que puede ser requerido por la justicia estadounidense, si Genaro García Luna, los líderes criminales mexicanos presos en cárceles de la Unión Americana y exservidores públicos como Cárdenas Palomino y Ramón Pequeño García, hablan de más para salvar sus personas. Las declaraciones de todos o algunos de ellos, pueden armar un caso sólido para enjuiciar a Calderón en el corto plazo.

Felipe Calderón apuesta al triunfo de Joe Biden en las elecciones que se verificarán a fin de año. Tiene la confianza en que las fuerzas demócratas se muevan a su favor y detengan cualquier investigación en su contra.

En México, mantiene la esperanza de que el INE le otorgue el registro como Partido Político a su organización “México Libre”.
Pero resulta que el día de ayer, ese instituto político hace la observación pública de que una de las organizaciones que recibió aportaciones económicas, por parte de personas no identificadas, es precisamente “México Libre” y le aplica una multa de dos millones trescientos mil pesos.

Recibir financiamiento privado en forma ilegal, es causa suficiente para que se niegue el registro a “México Libre”. Lorenzo Córdova anuncia que el instituto “estudia” si se presenta la denuncia correspondiente ante la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales.
¿Qué tiene que estudiar el INE? La irregularidad está ahí y está tipificada como delito electoral. Debería ser de oficio para el INE presentar la denuncia que corresponde. Si ya determinaron que hay financiamiento irregular y aplicaron por tanto la multa respectiva, el último paso debe ser la presentación de esa denuncia ante la autoridad competente.

El futuro de la oposición es negro actualmente. Y se va a poner peor.
Esta debacle del neoliberalismo será histórica. Nada conseguirán en el 2021.

El sello de la corrupción está en la frente de políticos, periodistas y empresarios traficantes de influencias, que hicieron fortunas inmensas durante el reinado de la corrupción neoliberal.

Ahora toca pagar las consecuencias de todas esas culpas. México se está transformando… y limpiando.
Malthus Gamba

Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea