El comportamiento de medios, líderes de opinión e intelectuales, es prueba clara de la operación del golpe blando

En la opinión de Elí González
@calacuayoMX

Los medios de comunicación, comunicadores, columnistas y analistas auto llamados intelectuales, operan para hacer creer a la ciudadanía que en las pasadas elecciones del 6 de junio, el “gran perdedor” fue Morena.

Esta estrategia ridícula, es para hacer creer a la sociedad, que el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador fue el derrotado en las recientes elecciones.

Quieren minimizar el rotundo éxito de Morena y sus aliados, quien ganó 12 de 15 gubernaturas que se disputaron, de las cuales el PAN sólo mantuvo 2 y perdió 13, de las mismas que el PRI perdió 15 de 15, no ganó NADA.

El éxito de Morena se fue más allá de las gubernaturas, pues obtuvo más curules en la Cámara de Diputados que la coalición PRI-PAN-PRD (Va por México).

Sin embargo los medios corporativos, quieren colocar en el imaginario colectivo la idea de que ganó la oposición. ¡Que rara forma de ganar! ¡Pero más rara la forma de perder de esta oposición moral y doblemente derrotada!

Podríamos decir que están demente, locos o estúpidos, al querer que la gente crea una mentira, pero en realidad es que todo lo están haciendo como parte del golpe de Estado blando, descrito por el politólogo estadunidense Gene Sharp como el uso de técnicas no frontales ni violentas para desestabilizar a los gobiernos progresistas, con el objetivo de derrocarlos.
Por esta razón, debemos estar alertas.

Debemos estar alertas porque su estrategia es ablandar a la sociedad a través del malestar y la desesperanza, deslegitimar las acciones gubernamentales por medio de la difusión de mensajes adversos, ofensas y noticias falsas, promover constantes movilizaciones de protesta, emplear rumores para generar escenarios de falsa carestía y, con ello, señalar la incompetencia del gobierno e iniciar juicios injustos contra los gobernantes.

¿Qué pretenden? Lo que ya han hecho en otros países:

Fracturar la institucional, donde los procesos judiciales avancen, los medios de comunicación los apoyen y el gobierno caiga.

Si analizamos lo anterior, veremos que el golpe blando está en marcha y tenemos que pararlo YA.

El comportamiento sistemático de los medios de comunicación, de los llamados “líderes de opinión” e “intelectuales”, es prueba clara que están operando un golpe blando.

En estas elecciones y abusando de la ignorancia que aún prevalece en nuestro país, vimos cómo su estrategia ha sido desmoralizar a la ciudadanía que en las elecciones respaldó a Morena y empoderar a quienes votaron por la oposición, creando artificialmente un escenario de pérdida para morena, y de éxito para la oposición, sólo por lo ocurrido en la Ciudad de México.

Entonces ¿Qué celebra la oposición?
Te lo explico: están celebrando la desmoralización de la ciudadanía, para que no participe en la próxima consulta contra el juicio hacia los expresidentes y poder tumbar a AMLO.

¿Qué tenemos que hacer nosotros? Trabajar más para que la sociedad despierte, y deje de escuchar ese canto de las sirenas que durante décadas los ha adormecido.

Esa falsa visión triunfalista se da a pesar de que los orquestadores del golpe blando no lograron su principal objetivo, que era controlar la Cámara de Diputados; pero tampoco consiguieron retener el poder en las entidades que antes gobernaban. Por el contrario, ahora Morena gobernará en más de la mitad del país, con 17 de 32 estados.

La explicación es clara. Han logrado permear un poquito en la ciudadanía más ignorante, sus ideas triunfalistas y el falso mensaje de que Morena perdió.

El hecho de que los partidos opositores no tengan mayoría en Cámara de Diputados también significa que los impulsores del golpe de Estado blando no tendrán los votos suficientes para decidir el presupuesto federal de los siguientes 3 años.

La oposición no acotará el gasto social ni la austeridad republicana; tampoco podrán frenar leyes y reformas progresistas ni promover con éxito sus contrarreformas neoliberales, como ocurrió en sexenios pasados.

Entonces, si siguen celebrando es porque creen que su golpe blando seguirá creciendo y que lograrán contaminar a más ciudadanos.

Lo que no han tomado en cuenta es que en las elecciones intermedias, es de lo más normal que el partido en el poder pierda algo.

Aunque AMLO los tiene dominados, no debemos descuidar el golpe blando.

Afortunadamente AMLO los llevó hasta donde de quería llevarlos y ahora los financiadores de la “guerra sucia”: Claudio X González Laporte, Antonio del Valle Perochena, Valentín Diez Morodo, Alejandro Ramírez Magaña, Agustín Coppel, Daniel Servitje, Rogelio Zambrano, entre otros, se reunieron con el presidente, prometiéndole abrir sus inversiones en el país.

Así de claro tienen el hecho de que, con todo y su dinero, perdieron las elecciones intermedias

Con el pueblo ya no pueden, ni podrán nunca más.

¡Viva México!

Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea