“Quieren recluirme para que declare contra políticos”: Acusa ex director de Pemex a FGR

La defensa de Carlos Treviño Medina solicitó cambiar al juez federal que llevará el proceso que se le sigue al ex director de Pemex por los delitos de operaciones con recursos de procedencia ilícita y asociación delictuosa, derivado de la denuncia que realizó Emilio Lozoya.

Las imputaciones que pesan contra Carlos Treviño, por los delitos de asociación delictuosa y lavado de dinero, por presuntos actos de corrupción durante la administración de Enrique Peña Nieto, en el llamado caso Odebrecht y Agro Nitrogenados, efectuadas por la Fiscalía General de la República (FGR), no ameritan que sea recluido en un penal de máxima seguridad.

Sin embargo la defensa del exfuncionario señalado por corrupción alega que la FGR busca recluir a su cliente en el penal del Altiplano, en Estado de México, para que declare en contra de los políticos involucrados en el aprobación de la reforma energética y los sobornos entregados por Emilio Lozoya.

Cabe recordar que cooperar, si bien representa un beneficio para la Fiscalía al obtener elementos para imputar a los demás actores que intervinieron en el delito, le ofrece al imputado cooperador una mayor oportunidad para disminuir la posible sentencia que se le podría imponer.

En entrevista para Milenio, los abogados de Treviño Medina declararon: “De no haber sido por la nota periodística, mi defendido estaría hoy recluido en un penal de máxima seguridad para miembros de la delincuencia organizada y narcotraficantes, sujeto a una indescriptible presión para obtener su declaración contra agentes políticos cuya persecución penal es importante para la actual administración”.

El jurista detalló que el caso de Carlos Treviño fue radicado en el Centro de Justicia Penal Federal en Estado de México, con residencia en Almoloya de Juárez, penal de máxima seguridad conocido como el Altiplano, y remitido al juez Daniel Ramírez Peña.

Pero a decir del abogado, debido a que su proceso se derivó de la denuncia de Emilio Lozoya, exdirector de Pemex, entonces tendría que desarrollarse en Ciudad de México como ocurre con Jorge Luis Lavalle y Ricardo Anaya, obviado que la causa contra su cliente no se trata de un asunto diverso y pretendiendo dictar las reglas del sistema de justicia mexicana.