Con Repsol, Calderón desfalcó a la nación con 33 mil millones de pesos

Hoy como nunca antes, se ha comenzado a revelar información relacionada con los desfalcos y operaciones de saqueo, realizadas desde las esferas más altas de los gobiernos mexicanos anteriores, de los cuales las administraciones de los expresidentes Calderón y Peña Nieto resultan ser las más desastrosas para el erario.

A partir de los datos recabados por distintas fuentes oficiales y periodísticas, se señala especialmente al gobierno panista, como el punto de quiebre en el que la corrupción gubernamental, que ya era de grandes proporciones, se disparó a niveles insospechados.

Hace unos meses, la investigación del área económica de Sin Línea Mx, señaló una pérdida acumulada de más de 3 billones de pesos por Petróleos Mexicanos en el sexenio de Calderón, equivalente al 11% del Producto Interno Bruto, ocasionada por la disminución en la producción petrolera y la ineficiencia en la administración de la empresa.

Hoy, a través de una investigación publicada por la cadena de noticias Rusia Today, basada en los dictámenes de la Auditoría Superior de la Federación, se reveló otra pérdida multimillonaria resultado de la ineptitud en el manejo de los recursos, al haberse invertido sumas escandalosas en la empresa petrolera española REPSOL por parte de PMI, la filial internacional de PEMEX.

Este reporte revela que el gobierno de Calderón compró acciones de esta empresa española en 2011 como si fuera una magnífica inversión; sin embargo, a lo largo de 3 años las acciones compradas perdieron valor y se tuvieron que vender a precios muy inferiores a los que se habían comprado, reportándose una pérdida para el erario de 33,841 millones de pesos.

La pérdida solamente en esta transacción es mayor que la cantidad total de los montos  involucrados en la Estafa Maestra, la Estela de Luz, la compra de Agro Nitrogenados, el caso de Fertinal y el contrato de Etileno XXI.

El desaseado manejo de las finanzas de PEMEX, desde la sobre-explotación de los pozos que secaron el yacimiento de Cantarel, la deliberada falta de inversión en mantenimiento y exploración, así como el sobre-endeudamiento de la empresa, que comenzó desde el segundo año de gobierno de Calderón y terminó en la orgía de saqueo durante el de Peña Nieto, colocaron a la petrolera en una situación problemática que va a costar mucho trabajo y tiempo resolver.

Con la estrategia de política energética diseñada por el nuevo gobierno, Petróleos Mexicanos deberá poder ir resolviendo sus problemas financieros y seguramente se convertirá en uno de los motores más poderosos de la economía mexicana en el mediano plazo.

Este proceso va a trascurrir por medio de momentos difíciles en todos sentidos; es el gran reto que enfrentamos los mexicanos para contar con soberanía energética, lo cual no es un tema solamente de conveniencia, sino de seguridad nacional, como lo es la soberanía alimentaria que estamos buscando lograr en otro renglón, y que también nos va a costar mucho trabajo ir construyendo.

La enorme ventaja es que ahora contamos con una estrategia clara, lógica y adecuada, con información al alcance de todos, como lo están los avances que vamos logrando en ese sentido.

Es tiempo de exhibir y castigar a los corruptos para evitar la impunidad, y para que en el futuro, este tipo de actos aberrantes en contra del interés común no se repitan.

En este sentido resulta útil recordar las palabras de Cicerón, filósofo y político de la antigua Roma: “Servirse de un cargo público para enriquecimiento personal, no sólo es inmoral, sino criminal y abominable”.