#Cinefilia hablamos sobre “Birdman”

Por: Aris Coghlan
Twitter: @risgc

Birdman interpretado por Michael Keaton, describe a un hombre que fue estrella de películas de superhéroes quien se encuentra cansado y fastidiado de ser recordado por el icónico personaje que interpreto en los noventa, tras años de encontrarse encasillado, le surge la idea de ascender como artista. La manera en la que tiene planeado lograrlo es justo en Broadway, el lugar que para muchos es la casa de los verdaderos artistas. Su idea es recrear una obra literaria de los sesentas y protagonizarla al igual que dirigirla.

Sin embargo, durante el largo camino del proceso creativo, veremos los obstáculos que el tendrá que enfrentar, desde un complejo de superioridad, hasta el enemigo que tiene todo artista…la crítica.

Es interesante observar la gran similitud que el personaje tiene con la vida de su protagonista Michael Keaton, quien interpretó a Batman en los años noventa, papel que lo encasilló durante años y según declaró en diferentes entrevistas, le dificultó continuar con su vida actoral

Dirigida por Alejandro Gonzales Iñarritu y estrenada en el festival de cine de Venecia en 2014, es un film prodigioso, que destruye el mito de que el director debe de representar situaciones frías, profundas y oscuras para que su obra sea considerada artística.

Esta cinta nunca es complaciente, exige mucho al espectador, lo mantiene al borde de la excitación mientras se escucha una batería que nos va manipulando conforme avanza la trama, hundiéndonos junto a su protagonista, en una mente arrogante, que quiere a como dé lugar el éxito, harto de ser visto como un actor “de contenido barato”.

El personaje de Birdman representa a un artista hambriento de éxito, que busca ser considerado con seriedad y nos presenta en su proceso lo difícil que es desarrollarse en ese medio, justificando sus acciones, hundiéndolo involuntariamente junto con la audiencia en esa desesperada hambre de poder.

Durante el desarrollo del film, vemos que el personaje termina cada preestreno de la obra, con una escena en la que se dispara en la cabeza, como si fuera perdiendo una parte de su lucha, haciéndolo vivir en un espacio entre la fantasía y la realidad.

Entre los mensajes que se asoman entre las escenas de este proyecto, hay uno muy interesante para los cineastas independientes que constantemente son opacados por el cine comercial, en donde aparentemente no son menospreciados, pero que se mantiene en una lucha permanente contra el miedo al fracaso, a no haber logrado algo suficientemente bueno o divertido.

Las largas escenas resultan por momentos un poco cansadas ya que el tono de la película es lento, aunque se justifica sin duda al final de la película, pero resulta un poco abrumadora por la permanente demanda de atención al llevar a la audiencia constantemente al pasado del personaje.

Eje axiológico:

El personaje tiene problemas de avaricia, egoísmo y egocentrismo

Análisis del sonido y su verosimilitud:
La película está filmada por un plano secuencia falso, es decir, nos hacen creer que la película en su mayoría es filmada por una sola toma, cuando en realidad no es así, empleando el elemento del sonido para lograrlo.

Durante el desarrollo de la trama, el ambiente cambia progresivamente junto con los escenarios, como cuando está en la calle y de pronto entra a el teatro. Logrando con este efecto diferenciar las escenas, apoyándose con un sonido o música particular en cada sitio.

Por ejemplo, en la oficina escuchamos el reloj, un suspiro y la respiración del protagonista. En el teatro hay personas murmurando, música orquestal y silencio en su mayoría. En la calle podemos escuchar muchas voces, alarmas de autos, sonido de tráfico, de televisores en Nueva York y de flashes de cámara. Como backstage o entre bastidores, se escuchan latidos de corazón, una batería constante aumenta su volumen junto a las emociones del personaje, respiraciones fuertes y una especie de eco.

Las aves simbolizan la libertad, la habilidad de escapar de la dimensión mundana, el autocontrol. Los súperpoderes representan los momentos en los que el personaje se siente impotente y desesperado. Las medusas significan amor, es una manera de describir como ama el personaje. Cuando aparecen muertas, percibimos una combinación de fragilidad y poder. También representan a quienes han perdido el amor del personaje.

La servilleta es la esperanza, la redención, el triunfo.

Se maneja “corte en J”, es decir, audio de una escena se solapa con la escena siguiente,
haciendo que el sonido de la escena b, empiece mientras aun no acaba el video de la escena A. Este efecto agiliza el desarrollo de la película.

La batería tiene un rol fundamental en la película, ya que en un comienzo creemos que esta va de la mano con los pensamientos y sentimientos del protagonista, pero no es así, ya que ésta también aparece junto con otros personajes, consiguiendo con ello darle dinamismo a la escena.

Lo más emocionante y cautivante es la música clásica orquestal que se escucha cuando el protagonista y sus colegas hacen la obra. La batería queda fuera, creando el ambiente ideal para sentir la forma artística y ficticia en la que estos personajes representan sus roles. Sucede también cuando Birdman vuela, aunque al final descubrimos que realmente no lo hacía, pero él así lo sentía, haciéndonos creer lo mismo, ofreciendo su lado ficticio y artístico para seguir adelante, aceptándose y resurgiendo para ofrecer su mejor versión levantando su vuelo en el sol.

Como colofón aparece el dato más interesante cuando el personaje salta desde la ventana, y se escucha cómo se mezcla la batería y la orquesta, dejando a la imaginación lo sucedido. Recordemos que la batería es utilizada cuando los personajes están con los pies en la tierra, cuando caminan, cuando se enfrentan sus problemas y los abrazan para enfrentarlos. Al incorporar la batería, el espectador duda si realmente cayó o finalmente al lograr lo que tanto deseó, voló metafóricamente, llegando a la cima que tanto anhelaba.

Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea