Chimalhuacán, Tolentino y la “Antorcha” que se apaga

@AlamBeav

Dos camionetas tipo Suburban se detienen a un costado de Plaza Zaragoza, de una de las camionetas descienden tres hombres con armas en el cinturón. Miran hacía todos lados con la mano en la pistola, al verificar el lugar le indican a los pasajeros de la otra camioneta, que la zona es segura.

De la camioneta descienden tres hombres, dos de ellos portan sus armas de fuego y el otro, es quien por tercera ocasión es presidente municipal de esa entidad: Chimalhuacán.

Este municipio al oriente, se ha convertido uno de los bastiones de “Antorcha Campesina”, quizás el primero más importante en el Estado de México.

Ese exceso de protección al biólogo, Jesús Tolentino Román Bojórquez, contrasta con las patrullas viejas que intentan cuidar a los ciudadanos de uno de los municipios con las cifras más altas de pobreza y de violencia.

Los robos a mano armada en la calle o en el transporte, se desarrollan en el mismo entorno donde se viven las extorsiones y los asesinatos.

Tolentino ha hecho de Chimalhuacán su botín político, desde que en el 2000 logró arrebatarle el control a Guadalupe Buendía alías “La Loba”. Mujer que sin nunca llegar a ser presidenta municipal, sí eligió a los mandatarios que mejor le servían.

Sin embargo, el PRI decidió poner de candidato al biólogo Jesús Tolentino, miembro de “Antorcha Campesina”, organización contraría a “La Loba” por el control de aquellas zonas del oriente.

El 18 de agosto del 2000, cuando Tolentino iba a rendir protesta como presidente municipal y a sabiendas de que Buendía trataría de impedir la toma. Permitió que sus seguidores se enfrentaran con los de “La Loba”, con 98 heridos y 10 muertos, a quienes hoy llaman “martires” del baño de sangre que permitió el “Nuevo Chimalhuacán”.

Desde la el gobierno estatal, Arturo Montiel ordenó la detención de solamente uno de los dos implicados: “La Loba”, quien permaneció en prisión hasta el 25 de mayo del 2020, por complicaciones por la Covid-19.

El cambio de cacique en el municipio no hizo que la demarcación avanzara, sino que es el retrato perfecto de los antiguos y no gratos tiempos de gloría del priismo. La oposición suele ser perseguida o en su caso comprada, enseñanzas que el biólogo le aprendió muy bien a Buendía.

Fue hasta la llegada del gobierno de López Obrador, que se han comenzado a terminar los privilegios que esta organización gozaba por parte de cualquier gobierno federal, quienes utilizaban a esos miles de pobres para sus mitines políticos.

Y es que, la pérdida de los recursos federales con los que compraban despensas lo mismo que votos. Sumado a las investigaciones y congelamientos de cuentas de líderes del antorchismo en el Estado de México, por parte de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), han significados duros golpes al movimiento.

Las represalias a este combate a la corrupción, ha sido que López Obrador no haya podido asistir ni una sola vez Chimalhuacán ya como presidente. Y es que, los líderes de Antorcha amenazaron con realizar protestas si el mandatario realiza un evento en la demarcación.

Por esa razón el evento del 14 de febrero del 2019 en Chimalhuacán fue cancelada por el mandatario. Y es que, con el antecedente del 18 de agosto, se trató de evitar un nuevo baño de sangre, por la ambición de poder de Tolentino y Antorcha.

Pero antorcha no cede, amenaza al gobierno con movilizaciones, pero su principal base que es la de los pobres ha comenzado a abandonarlos, pues ahora no hay dinero para comprar conciencias. Y es que, contrario a la forma clientelar como Antorcha manejaba la entrega de los apoyos, ahora estos se dan sin intermediarios y sin condicionamientos.

Es por ello que el gobierno municipal ha emprendido una campaña de bombardeo mediático contra López Obrador, rentando espectaculares de miles de pesos y repartiendo volantes en los que piden más recursos para el municipio.

A tal grado ha llegado la persecución e intento de evitar que la ola obradorista termine con uno de los más importantes bastiones Antorchistas. Bardas en las que ciudadanos pintaron anuncios con muestras de apoyo al presidente López Obrador, fueron despintadas durante la madrugada en todo el municipio.

La antorcha que hace unos años controlaba a su antojo uno de los municipios más pobres del país, hoy busca desesperada evitar su extinción. Hoy ya no hay dinero público, se acabo el chantaje y se han comenzado a realizar investigaciones, que la antorcha parece que se apaga.

 

Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea