Cambios en el gabinete y las tres reformas de AMLO

Por. Diego Iván López Miguel
Twitter: @DiegoI_Lopez

El presidente Andrés Manuel López Obrador se encamina a la segunda parte de su mandato. AMLO está haciendo ajustes en su gabinete presidencial pero también los habrá en la próxima Legislatura. Los resultados electorales obligarán al bloque de la 4T a negociar con otras fuerzas políticas para hacer los cambios constitucionales que requiera el Presidente.

La semana pasada el mandatario anunció un cambio interesante en materia económica. Arturo Herrera será promovido como Gobernador del Banco de México (Banxico) y llegará a sustituirlo un hombre muy cercano al Presidente, Rogelio Ramírez de la O será el próximo secretario de Hacienda. Al día siguiente, López Obrador se reunió con el Consejo Mexicano de Negocios (CMN), en la cita estuvo presente Claudio X. González —mentor de la alianza ‘Va por México’— junto a la élite empresarial del país. En la reunión el mandatario aseguró a la iniciativa privada que no habrá aumento en los impuestos, esto para incentivar la inversión y apuntalar a la recuperación económica del país.

Ayer en Palacio Nacional se informó que Irma Eréndira Sandoval dejaría la titularidad de la Secretaría de la Función Pública (SFP) y será sustituida por Roberto Salcedo Aquino. Un movimiento que se especulaba desde hace meses. Las disputas morenistas en Guerrero entre el hermano de Irma Eréndira, Pablo Amílcar Sandoval y Félix Salgado Macedonio escalaron a tal grado que el tema salió a relucir en una de las conferencias matutinas de López Obrador, el mandatario dijo que “había una guerra sucia” en contra de Salgado Macedonio. Los operadores políticos que pretendían frenar la candidatura de Félix Salgado a la gubernatura de Guerrero fueron los hermanos Sandoval. Parece que no serán los únicos ajustes en el equipo presidencial. Seguirán moviéndose las piezas en el tablero de la 4T.

El Presidente prepara el terreno para el segundo tramo de su sexenio, pretenderá fortalecer a su gabinete pensando en la continuidad de su proyecto político en 2024. Para darle forma y consolidar los cambios que pretende la 4T, AMLO reveló que va por tres reformas constitucionales: En Comisión Federal de Electricidad (CFE), Instituto Nacional Electoral (INE) y Guardia Nacional (GN). El bloque de Morena y sus aliados en la próxima Legislatura en la Cámara de Diputados tendrá que negociar con otras fuerzas políticas para alcanzar la mayoría calificada (2/3).

La recuperación de la soberanía energética es una de las prioridades del Ejecutivo Federal. El Gobierno de México impulsó la Ley Eléctrica en el Congreso pero se topó con las suspensiones —provisionales y después definitivas— por parte de algunos jueces como Juan Pablo Gómez Fierro. El objetivo de AMLO es que CFE se quede con el 54% del mercado nacional. Una reforma que chocaría directamente con las empresas privadas nacionales y extranjeras, que aprovecharon la apertura del mercado mexicano después de la aprobación de la Reforma Energética en el ‘Pacto por México’ de Enrique Peña Nieto.

Desde hace algunos meses López Obrador comentó que se haría una reforma electoral, después de las irregularidades y de las decisiones tomadas por los consejeros del INE en la cancelación de las candidaturas de Félix Salgado y Raúl Morón a las gubernaturas de Guerrero y Michoacán respectivamente. Además del tope del 8% en la sobrerrepresentación en el Congreso y con los cambios en la asignación de diputados por el principio de representación proporcional (plurinominales). Precisamente en la 4T se aborda la desaparición de los diputados plurinominales (200 en total). En la opinión pública se comenta que sería un atentado en contra de la pluralidad política —que era el propósito de los diputados plurinominales— pero en la práctica esos espacios eran ocupados por los mismos grupos interés que se encuentran en las cúpulas de los partidos políticos.

El último cambio constitucional que propone el Presidente es en la Guardia Nacional, un cuerpo militar pero con mando civil que sustituyó las funciones de la putrefacta Policía Federal, la intención era bajar los índices delictivos en el país. Las cifras de homicidios han ido en aumento en los últimos dos años, de acuerdo con cifras oficiales el 2020 se convirtió en el año más violento desde que se tenga registro. Probablemente sea una de las razones por las cuales el mandatario pretenda colocar a la GN en la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena). Se haría oficial la militarización del país, algo que el propio López Obrador no contempló cuando inició su sexenio.

En medio de las disputas internas en la 4T y de la pugna por la sucesión presidencial, López Obrador realiza los ajustes en su equipo de trabajo pensando en la consolidación de su proyecto de nación. ¿Qué otros cambios pondrá sobre la mesa?, ¿logrará los acuerdos para la aprobación de sus tres reformas?.

Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea