Boquete fiscal de un billón 400 mil millones, es una quinta parte del presupuesto: SAT

Raquel Buenrostro, titular del Servicio de Administración Tributaria (SAT), informó que se han identificado múltiples contribuyentes que, producto de elusión, evasión o aplicación discrecional de la ley, han generado un boquete fiscal por más de un billón 400 mil millones de pesos, lo que representa la quinta parte del gasto público.

La titular del SAT indicó que no es necesario aumentar impuestos, con lograr que todos paguen lo que les corresponde sería suficiente, por lo que no se requiere una reforma fiscal tradicional, sino una miscelánea fiscal en el Paquete Económico 2022 que permita, de entrada, recaudar 200 mil millones de pesos adicionales a los del ejercicio en curso, para posteriormente llegar a 2 por ciento del producto interno bruto (PIB), unos 470 mil millones de pesos.

Buenrostro informó que el año pasado se logró aumentar los ingresos un 2.2 por ciento del PIB, debido a los esfuerzos en la fiscalización, aún en plena pandemia y que, aún cuando los grandes contribuyentes “se quejan y se hacen mártires”, no solamente a ellos se les están cobrando los impuestos que les corresponden pues, en los hechos, éstos pagan una tasa 19 veces menor a lo que tienen que desembolsar las personas físicas.

El SAT presentó la tasa efectiva que pagaron grandes contribuyentes de 40 actividades económicas en los sectores de servicios económicos y financieros, que incluyen bancos, casas de bolsa, seguros, minería, industria manufacturera y farmacéutica, comercio al por menor y al por mayor –equivalentes al 35 por ciento del ISR causado–, entre 2016 y 2019. El objetivo es que quienes se encuentran por debajo de ese parámetro se pongan al corriente.

En estas 40 actividades económicas se estima que hay un monto potencial de evasión y elusión fiscal de alrededor de 700 mil millones de pesos, lo que representa 3 por ciento del producto interno bruto (PIB) de 2020″, expuso Antonio Martínez Dagnino, administrador general de Grandes Contribuyentes.

Raquel Buenrostro aseguró que se tienen plenamente identificados por su RFC a grandes contribuyentes que han evadido o eludido impuestos por alrededor de 700 mil millones de pesos, de los cuales se espera recuperar el 10 por ciento en 2022. “Aquí no hay proyecciones, no hay estimaciones. Aquí nada más hay sumas y restas. Es información que está en el SAT, en bases de datos”, indicó.

Mientras las personas físicas entregaron al fisco el 24.5 por ciento de sus ingresos por ISR, las grandes empresas enteraron solamente el 1.3 por ciento. Y si “le metemos las devoluciones de IVA en las manufactureras y algunas empresas que se dedican a las autopartes, las tasas serían negativas”, exhibió Buenrostro.

El SAT estima que, además del faltante de los grandes contribuyentes, existe una evasión por el traslado de mercancía informal por un valor de 500 mil millones de pesos, lo que se buscará frenar con la implementación de la Carta Porte, que permitiría aumentar los ingresos en 150 mil millones durante 2022.

Debido a que las reformas fiscales aplicadas anteriormente siempre pegan a los mismos contribuyentes, a que la aplicación discrecional de la ley permitía la elusión y evasión fiscal y que los recursos no llegaban a su destino como consecuencia de la corrupción, Buenrostro no ve necesaria una reforma fiscal en el sentido tradicional, sino buscar una aplicación de la ley sin discriminación, que busque una verdadera justicia fiscal donde cada quien pague lo que tenga que pagar.

La titular del SAT explicó que es falso que solamente se esté cobrando a las grandes empresas. “Que se quieran martirizar es una cosa, otra es que les creamos (…) Nos pagan los grandes, los de en medio y los pequeñitos. Estamos barriendo todo”.

Con información de La Jornada