Arturo Herrera aclara la operación de compra de refinería en Deer Park: No se usará dinero del FONDEN

Mediante su cuenta de Twitter, el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Arturo Herrera Gutiérrez, difundió diversas aclaraciones sobre la operación de compra de la refinería Deer Park, en Houton, Texas por parte del gobierno mexicano; misma que amplía la capacidad de producción de combustibles para nuestro país para que, al término de la construcción de la refinería de Dos Bocas, se pueda garantizar la autonomía energética de México.

En primer lugar aclaró que en 2020 se hicieron dos aportaciones por un total de 43 mil millones de pesos al Fondo nacional para Desastres (FODEN) y para el Fondo Nacional para el Desarrollo de Infraestructura (FONADIN), por 13 mil millones de pesos al primero, de los cuales se han utilizado 7 mil millones de pesos para las inundaciones de Tabasco, Chiapas y Veracruz, y por 30 mil millones de pesos al segundo, del cual se dispondrán los recursos necesarios para la transacción de compra de Deer Park.

El secretario Herrera explicó que la operación original de adquisición de poco menos de la mitad de las acciones de la mencionada refinería tuvo un carácter estratégico, pues permitía dar salida al petróleo tipo Maya, sin embargo, al quedar la empresa Shell Oil Company con la mayoría accionaria, tenía la capacidad de decidir la reinversión de las utilidades, lo cual hizo desde 1993, dejando a Pemex sin recibir dividendos por esta inversión.

Al adquirir el resto de las acciones de Deer Park, México queda protegido ante contingencias como la caída en la oferta de combustibles, producto del huachicol o como el sufrido por los Estados Unidos por el hackeo de sus sistema de distribución de gas, pues en caso de presentarse, se mandaría la totalidad de la producción de esta refinería en Texas a México.

Arturo Herrera detalló también que se aprovechó el que Shell estaba obligada a reducir su capacidad de refinación a nivel mundial, pues dado su predominio global en el sector, un tribunal civil de los Países Bajos dictaminó que la empresa debe reducir sus emisiones de CO2 a un 50 por ciento, y por tanto, obtener un buen precio de compra.

En ese sentido, el presidente López Obrador señaló que no hay pérdidas; esto a colación porque en la misma conferencia, el director de Pemex, Octavio Romero Oropeza, reconoció que la refinería tiene una deuda cercana a los 980 millones de pesos.

“No hay pérdidas, no existen pérdidas, es que el petróleo es el mejor negocio del mundo, había pérdidas cuando esperaba la corrupción”, dijo el mandatario el miércoles en la conferencia matutina.