Alianza Trump-AMLO

Alianza Trump-AMLO
Por. Diego Iván López Miguel
Twitter: @DiegoI_Lopez

La visita del presidente Andrés Manuel López Obrador a su homólogo estadounidense, Donald Trump se ha convertido en el tema central en la opinión pública. Es el primer viaje que realiza AMLO como titular del ejecutivo federal, con motivo de la entrada en vigor del T-MEC el pasado primero de julio. El contexto es adverso, en medio de la crisis sanitaria y económica provocada por el Covid-19 a escala global, y a tan sólo unos meses de la contienda electoral en Estados Unidos.

Cabe recordar la visita del entonces candidato Republicano, Donald Trump a la residencia oficial de Los Pinos en 2016, cuando el mandatario mexicano era Enrique Peña Nieto. La desastroza reunión fue una humillación en suelo nacional para EPN y truncó la posibilidad de competir a su canciller, Luis Videgaray por la silla presidencial.

La relación bilateral se vio lastimada en el tramo final del gobierno Peñista; el presidente norteamericano constantemente amenazaba con enviar tropas militares a México y con la construcción del muro en la frontera. La creciente violencia ejercida por las organizaciones criminales y la llegada de migrantes provenientes de centroamérica, sumados a la sumisión del ex presidente Peña provocaron una crisis diplomática jamás vista en las últimas décadas.

La llegada de López Obrador a la presidencia marcó también una nueva relación entre ambas naciones, pese a las amenazas estadounidenses de imponer tarifas arancelarias a los productos mexicanos y clasificar a los Cárteles de la Droga mexicanos como “terroristas”, la colocación de la Guardia Nacional en Chiapas para controlar la migración, principalmente del triángulo norte (Guatemala, El Salvador y Honduras), dio como resultado una alianza estratégica de México y Estados Unidos.

La cercanía de ambos mandatarios explica la aversión del establishment Demócrata por AMLO al que describen como populista, nacionalista en lo económico y conservador en lo político, muy similar a Trump. En México la situación no es muy distinta, los opositores a la 4T han especulado sobre el encuentro entre ambos mandatarios; hablan de un sometimiento mexicano y de la intromisión de López Obrador en el proceso electoral para contribuir en la reelección del empresario Neoyorkino.

Las recientes encuestas no favorecen a Donald Trump, quién apostará nuevamente al supremacismo blanco del cinturón bíblico para mantenerse en el poder. Además, aprovechará el lanzamiento del T-MEC y la popularidad de AMLO que pueden ser la carta del triunfo Republicano, sobre todo con los votos del Colegio Electoral en los estados fronterizos con México.

El presidente norteamericano mantiene una buena relación con su homólogo mexicano, López Obrador, incluso lo ha llamado “su amigo”. El encuentro en Washington marcará el rumbo político de ambas naciones.

La alianza Trump-AMLO se consolida en un momento clave para ambos mandatarios; Trump estará enfrentando una dura campaña electoral que culminará en noviembre, el magnate estadounidense concentrará su discurso en la recuperación económica de EE.UU con el flamante T-MEC, después del colapso financiero global provocado por el Covid-19. Mientras en México, López Obrador seguirá consolidando su proyecto de nación con un poderoso aliado en caso de la victoria del Republicano.

Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea