Afirma SRE que México no está obligado a acatar fallo de la corte de EUA por programa: “Permanecer en México”

Mediante un comunicado, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) informó que este día el Departamento de Estado de Estados Unidos le presentó de manera oficial la resolución emitida por la Suprema Corte de Estados Unidos, respecto a la implementación de la sección 235 (b)(2)(C) de su Ley de Inmigración y Nacionalidad, a lo que la Cancillería mexicana respondió que “En apego a los principios constitucionales de nuestra política exterior, el Gobierno de México no se posiciona con respecto a dicho fallo”, y que “una decisión judicial de ese tipo no obliga a México y que su política migratoria se diseña y ejecuta de manera soberana”.

Al asegurar que el fallo de la Suprema Corte de los Estados Unidos que reactiva el programa “Permanecer en México” no tiene una implicación directa en la política migratoria de nuestro país, el Gobierno de México iniciará un diálogo técnico con el de los Estados Unidos para evaluar los escenarios en la gestión de flujos migratorios ordenados, seguros y regulares en la frontera común,  siempre con el ánimo de responder de manera humanitaria a las necesidades de las personas migrantes, en el contexto de una compleja situación regional, además de resaltar que el país no tiene que cumplir de manera obligatoria con la orden para reactivar el programa “Permanecer en México”.

Este programa, instaurado durante la administración de Donald Trump, por el que se devolvía al país vecino a los solicitantes de asilo mientras esperaban a que se resolvieran sus casos, fue detenido al inicio del gobierno de actual, sin embargo este martes,  la más alta instancia judicial de EU consideró que la Administración del Presidente Joe Biden posiblemente violó la ley federal cuando intentó acabar con “Permanecer en México“.

Las conversaciones señaladas por la Cancillería mexicana fueron confirmadas este martes por la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki en su rueda de prensa diaria del Departamento de Estado, con el apoyo del de Seguridad Nacional, donde aseguró que su Administración se opone a ese programa, pero que al mismo tiempo cumplirá la orden judicial, y recordó que cuando estuvo en vigor anteriormente provocó un atasco en la tramitación de los casos de los demandantes de asilo.

Biden suspendió en su primer día en la Casa Blanca las inscripciones en ese programa por el que Estados Unidos envió a más de 60 mil migrantes que cruzaron la frontera a esperar durante meses en México sus citas ante jueces migratorios y empezó a permitir la entrada en Estados Unidos de migrantes con casos activos bajo ese programa y en junio, hasta que Departamento de Seguridad Nacional puso fin definitivamente al programa, muy criticado por organizaciones de derechos humanos.

Sin embargo, el pasado 13 de agosto, el Juez federal Matthew Kacsmaryk, nominado por Trump para su cargo en una corte de Texas, dio la razón a los fiscales generales de Texas y Misuri, que habían demandado a la actual Administración en abril por su decisión de acabar con el programa.