7 millones de razones para fortalecer la democracia

@_BarbaraCabrera

“La ciudadanía es una condición que debe ejercerse de manera total, responsable e informada todos los días. Solo así lograremos hacer la diferencia en los tiempos estelares e interesantes que nos está tocando vivir. Desde nuestras trincheras contribuyamos a su construcción”

Mía frase

 

El primero de agosto de 2021 pasará a la historia como el día en que por primera vez ejercitamos la democracia de alta intensidad; y lo hicimos a través de las urnas para votar en la primer Consulta Popular solicitada por millones de ciudadanos, avalada por las instituciones correspondientes, y organizada –a regañadientes- por el Instituto Nacional Electoral (INE) para enjuiciar a los ex presidentes (En esta Nornilandia pueden leer más al respecto https://bit.ly/3CxZS23)

Pese a uno que otro obstáculo auspiciado por los personeros de la minoritaria oposición moralmente derrotada ¡lo logramos! asistimos a las mesas receptoras para ejercer nuestro derecho, el cual si bien es cierto no alcanzó el 40% del total del padrón electoral por razones variadas –entre las que destacan la escasa (casi nula) difusión que le dio el INE, así como la instalación de muy pocas mesas receptoras- existe júbilo entre quienes desde hace años hemos impulsado el ejercicio del poder ciudadano como un componente fundamental para empoderar la democracia.

¡2021 pasará a la historia como aquel en que ejercimos la plenitud del poder ciudadano! lo cual emociona y motiva para intensificar aún más este poder, ya que como lo alude en distintas ocasiones el Presidente Andrés Manuel López Obrador: el pueblo manda y sin este es imposible conducir un buen gobierno.

Y para reforzar lo expresado en esta Nornilandia, comparto algunas temáticas que he llevado a distintos foros: ¿quién, cómo, cuándo, porqué y desde dónde se construye la ciudadanía? son las preguntas primigenias que conducen a la reflexión y el debate para llenarnos de acciones, y de esta manera ser contribuyentes en la conformación de aquella ciudadanía que requiere esta época, situación que conlleva todo un proceso. Veamos:

¿Quién? desde diversas palestras todos somos contribuyentes en la construcción de ciudadanía, todo es cuestión de cantidades.

¿Cómo? a partir de utilizar diversos mecanismos. Por ejemplo, desde el gobierno: las políticas públicas; desde la sociedad, creando comunidad; desde las asociaciones civiles y agrupaciones sociales, con campañas de concientización; desde las Universidades, a partir de la generación de conocimiento que provoque pensamiento crítico-analítico-reflexivo; entre otros. Todo lo anterior, incorporando el uso de medios tradicionales, así como las TIC; entre las que destacan, por su protagonismo, las benditas redes sociales.

¿Cuándo? en este momento, ya que como lo advertí, la construcción de ciudadanía, por su naturaleza, es un proceso inacabado y en constante movimiento, toda vez que se trata de un fenómeno vivo.

¿Por qué? debido a la trascendencia que implica el poder ciudadano en la palestra socio-política. Como ejemplo tenemos el cambio de régimen que actualmente está en marcha en México, el cual fue y es apoyado desde la ciudadanía; de otra forma no hubiese sido posible.

¿Desde dónde se construye la ciudadanía? en todos los sectores y niveles.

Fundamentalmente de lo que se trata es generar conciencia social y hacer saber que el poder ciudadano es eficaz, mismo que debe ser ejercido con responsabilidad, tal como se llevó a cabo en la reciente Consulta Popular.

Por tanto, el ciudadano en su papel de activista, es deseable que atienda fundamentalmente cinco cuestiones:

1.  Allegarse de información para obtener conocimiento, contrastar aquella y generar su propia opinión.

2. Ejercitar el sentido común para no caer presa de las Fake News.

3. Generar pensamiento crítico-analítico-reflexivo.

4. Organizarse para el ejercicio y defensa de sus derechos, además de ser un acompañamiento para provocar un buen gobierno.

5. Creerse la importancia que representa ser ciudadano y actuar en consecuencia.

En este orden de ideas, aplaudo a los 7 millones que acudimos al llamado, fue un ejercicio cívico exitoso el cual de manera paulatina, no lo dudo, incorporará a más ciudadanos.

Abucheo al INE por demostrar su ineptitud y entreguismo a los intereses de la minoritaria oposición moralmente derrotada. Llegó el momento de replantear el funcionamiento de las instituciones electorales, así como evaluar y exigir cuentas a quienes la dirigen, debido a que tal pareciera que su objetivo es debilitar la democracia y no fortalecerla.

Sigamos en este camino, contribuyendo de manera activa a fortalecer la democracia que está más viva que nunca con la Cuarta Transformación de la vida pública de México, liderada por el Presidente Andrés Manuel López Obrador.

 

PD. El derecho a que se nos consulte ya nadie nos lo quita, ha quedado consagrado en el artículo 35, fracción VIII de la Constitución Federal e instrumentado en la Ley Federal de Consulta Popular consultable aquí http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/LFCPo_190521.pdf)

Es todo por hoy.

Hasta la próxima Nornilandia.

Bárbara Cabrera

Escritora. Investigócrata. Columnista. Divulgadora del conocimiento, quien está entre letras, con su café y a un tweet de distancia.